Películas que ver antes de viajar a Berlín (II): El Hundimiento

El HundimientoDespués de haber visto “Los falsificadores”, me he puesto con “El Hundimiento” donde he podido conocer la historia de los últimos meses de vida de un Hitler acorralado en su búnker de Berlín y una cúpula militar demasiado avergonzada como para capitular, entregarse y enfrentarse a su condena.

Narra los últimos días de un Adolf Hitler envejecido, paranoico y desconectado de la realidad, encerrado en el búnker de Berlín con sus últimos fieles mientras las tropas soviéticas avanzan sobre la ciudad.

Un Hitler obsesionado en castigar a una Alemania a la que considera traidora porque no ha estado a la altura del ideario nazi: “Podemos hundirnos”, repetía, “pero nos llevaremos a un mundo con nosotros”.

Un Hitler desorientado, enfermo de parkinson y que es incapaz de aceptar que sus planes para Germania ya no tienen futuro.

A propósito del muro…

Parece que esta semana no hablo de otra cosa, pero quien me conozca sabrá que la historia reciente de Alemania y Berlín me apasiona. Mi amigo Moeh ha publicado un post en su blog a propósito del aniversario de la caída del muro por el que quiero felicitarlo.

No sólo porque me haya hecho llegar un vídeo de Rostropovich tocando al lado del muro, ni tampoco por haberme arrastrado a esta fantástica galería de imágenes, ni siquiera por llevarme hasta esta entrevista.

Cuando el trabajo está bien hecho, hay que reconocerlo.

Veinte años sin el Muro de Berlín

content_berlin_wall Hoy se cumplen 20 años de la caída del Muro de Berlín, símbolo de la división de Alemania y de Europa.  La noche del 12 al 13 de agosto de 1961 Berlín quedó dividida en dos por orden de las autoridades de la República Democrática de Alemania (RDA) mediante una valla de alambres partía físicamente a la ciudad.

El muro, considerado “de la vergüenza” en Occidente y “muralla de protección antifascista” por el Este, permaneció en pie 28 años, dos meses y 27 días. Durante ese tiempo, algo más de 155 kilómetros atravesaron Berlín y rodearon la parte occidental, convirtiéndola en una “isla”.

Su origen hay que buscarlo en la “división de Alemania, decidida por las potencias vencedoras (EEUU, URSS, Reino Unido y Francia) en la Segunda Guerra Mundial, que acabó en la creación de dos países en 1949, la República Federal de Alemania (RFA) y la RDA.

Berlín fue el símbolo de la fractura de Europa en dos bloques por la “Guerra Fría”, mantenida por EEUU y sus aliados occidentales y la URSS y los países de su órbita al Este de Austria.

La  noche del 9 al 10 de noviembre de 1989 los berlineses sorprendieron al mundo con el derribo del Muro, tras varios meses de protestas y amparados por la “perestroika” (reestructuración) del líder soviético, Mijail Gorbachov.

El 18 de octubre el presidente de la RDA, Erich Honecker, de la “vieja guardia”, fue sustituido por el reformista Egon Krenz, que propuso aprobar el “visado de salida”. Y en la tarde del día 9, el portavoz del politburó, Günther Schabovski, anunció la emisión inmediata de visados.

A los pocos minutos, un periodista de Associated Press afirmaba que Alemania Oriental abría sus fronteras. Formalmente el Muro cayó a las diez de la noche, cuando se abrió el primer paso fronterizo en Bornholmerstrasse.

Continue reading