Cosas que ver y leer antes de viajar a las montañas de Buda (Nepal, Tíbet y Buthán) VII: “One mile above”

Pelicula One mile above

Leí sobre esta película en un blog y me costó mucho encontrarla en internet para poder verla. No estaba en ninguna plataforma online de alquiler, en ningún videoclub cerca de casa y era imposible descargarla de ningún rincón de la web. De repente, la encontré subida en YouTube, doblada en chino y subtitulada en inglés.

Esta cinta es una muestra más de que a veces la vida te pone la prueba de cumplir el sueño de alguien que se marcha antes de tiempo. Justo es lo que sucede al protagonista de “One mile above”.

Su hermano muere repentinamente y él descubre que albergaba el sueño de viajar en bicicleta hasta el punto más alto por carretera de Tíbet, atravesando el peligroso altiplano del Himalaya. Sin pensárselo, decide cumplir el sueño por él.

“One mile above” es una historia de coraje, resistencia, de paisajes imposibles y de imágenes bellísimas de esas que se quedan grabadas en la retina para siempre. Un recordatorio más de que lo importante no es tanto llegar al destino, sino disfrutar del viaje. Porque el viaje es la recompensa.

Cosas que ver y leer antes de viajar a las montañas de Buda (Nepal, Tíbet y Buthán) II: “Katmandú, un espejo en el cielo”

Foto Katmandu Pelicula

Dicen que el que es pobre… es pobre para siempre. Si esto fuese verdad sólo en un par sitios en el mundo (¡ojalá!), sin duda sería en Nepal o la India. Sociedades donde no se puede ser libre, donde prosperar está prohibido o es casi un milagro, donde no se puede elegir, donde cada persona ya nace colocada en “su” lugar.

Mucho más si eres un intocable, esos malditos de India, Pakistán, Bangladesh o Nepal que ni siquiera merecen tener una casta. Porque sólo son basura y como tal merecen vivir en vertederos. Los más marginados, discriminados y vulnerables.

Por suerte, quedan personas en el mundo como Victoria Subirana, una catalana que dejó Girona para irse a Katmandú a montar una escuela para los niños y madres de los suburbios. Su historia es la historia que Icíar Bollaín cuenta en “Katmandú, un espejo en el cielo” bajo el personaje de Laia.

Laia es una maestra que viaja a Katmandú para trabajar en una escuela de los barrios más pobres. Para arreglar un poco de la miseria que lo rodea todo, decide poner en marcha un proyecto educativo para que los niños intocables de los suburbios de la ciudad puedan tener algún futuro más allá de recoger basura en el vertedero o sacar arena de las orillas del río.

Para poder quedarse en el país, se ve obligada a meterse en un matrimonio de conveniencia con un sherpa nepalí del que además se acabará enamorando. Pero no es una historia de amor. Bueno… o sí. Pero no de amor de pareja, sino de amor por los demás, de amor por un país, de amor por gente a quien no te une nada más que entenderlos como seres humanos que merecen los mismos derechos y oportunidades que tú.

Y aún con amor, no es fácil vivir, pelearte e intentar entender tradiciones de otro país que se aleja mucho de lo que hasta entonces conocías como normal. Costumbres que te parecen locas, absurdas, injustas y retrógradas. Pero que tienes que respetar. Y que te hacen hasta perder a amigos. A familia. Al que eliges como compañero de vida.

El mundo necesita más Laias, o más Victorias. Gente dispuesta a perderlo todo por ayudar a salir a la luz a quienes ni siquiera conoces ni tampoco te lo han pedido. Gente dispuestas a dar y darse.

Así es como Victoria Subirana se convirtió en Victoria Sherpa; su escuela en una institución ejemplar; y su marido, Ang Kami, en dueño de una agencia de viajes que organiza expediciones para europeos. Ella encontró en Nepal su lugar en el mundo, su espejo en el cielo. Y el tuyo ¿ya sabes dónde está?

Cosas que ver y leer antes de viajar a las montañas de Buda (Nepal, Tíbet y Buthán) I: “Siete años en el Tíbet”

Si todo va bien, el próximo 29 de julio estaré aterrizando por segundo verano consecutivo en Asia. Pasaré casi 20 días en un enorme rincón del mundo protegido por el Himalaya que discurre entre Nepal, Tíbet y Bhután y es conocido por muchos como “Las montañas de Buda”.

Me hace mucha ilusión este viaje y además creo que será de los destinos recientes en los que más voy a aprender. En lo poco que he mirado en unos días, promete tener unos paisajes, una cultura y una historia reciente apasionante. Así que, como cada año, empiezo a prepararlo todo con meses de antelación. Hay mucho que aprender antes para poder descubrirlo y entenderlo con mejores ojos después 😉

He empezado a leer y ver todo lo que pillo sobre Tíbet, conocido como “el techo del mundo”. El país más alto de la tierra y el más aislado como dice Brad Pitt en Siete años en el Tíbet. Confieso que vi esta película hace años pero no debí prestar atención a absolutamente nada, por lo primero que me ha sorprendido al volver a verla ha sido descubrir que fue una historia real y que existió un montañista austriaco que conoció al Dalai Lama hace relativamente pocos años.

Heinrich Harrer fue un famoso alpinista austríaco que intentó la ascensión al Nanga Parbat. Pero, cosas caprichosas de la historia, su aventura es interrumpida por el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Harrer (Pitt en la peli) es arrestado y pasa cuatro años en un campo de prisioneros, hasta que en 1944 logra escapar.

Tras huir y deambular durante casi 2 años y más de 2.000 kilómetros a través de las montañas del Himalaya, llega a la conocida como “la ciudad prohibida” de Lhasa, una ciudad entonces prohibida para los extranjeros y residencia del Dalai Lama, la máxima autoridad religiosa del Budismo Tibetano. Es aquí donde empieza de verdad lo interesante de la película 😉

¿Y por qué era una ciudad donde los extranjeros no eran bienvenidos? Años años, un Dalai Lama anterior había predecido que se produciría una invasión extranjera que pondría en peligro la estabilidad del país y la religión de Buda. Así que para evitar que esto sucediera… tomaron la decisión de no dejar a nadie que no fuese tibetano. Y precisamente esa decisión es la responsable de que Tíbet tenga una personalidad muy especial y sea una de las regiones más auténticas del planeta.

Siete años en el Tíbet cuenta la vida cotidiana de Heinrich Harrer en Lhasa y cómo el Dalai Lama se interesa por conocerlo y acaban entablando una estrecha amistad que duraría hasta la muerte del austriaco muchos años después.

Foto Heinrich y Dalai Lama Tibet

Con Heinrich, el Dalai Lama aprende muchas curiosidades de la vida en países de Occidente, como por ejemplo las historias de Jack el Destripador, conocer el funcionamiento de un ascensor o cómo se conduce un vehículo. Y en la película, esa amistad sirve de excusa para conocer una religión, una forma de ser, una forma de vida especial en esta parte del mundo.

El final es históricamente conocido. Tíbet es invadido por China a inicios de los años ’50 y pasa a ser parte de la República Popular China, lo que hace que el Dalai Lama tenga que escapar a la India, donde vive exiliado todavía hoy. Pero de esto y de la resistencia de todo un país contra los chinos hablaremos en otro post 😉 Por ahora yo alucino sólo con imaginarme pisando Lhasa y entrando en el palacio de Potala, la que fue la residencia del Dalai Lama hasta el ’59 y uno de los grandes símbolos del Budismo.

Foto Palacio Potala Tibet

Películas que ver antes de viajar a Myanmar (Birmania) I: Más allá de Rangún

Una de las cosas más interesantes sobre las que empaparse antes de viajar a Myanmar es su historia política más reciente. Dura, opaca y, seguramente, llena de medias verdades y mentiras.

Una dictadura militar demasiado prolongada, una población que a finales de los ’80 empieza a pedir democracia y una admirable Aung San Suu Kyi convertida en símbolo de la libertad y resistencia contra la barbarie del dictador Ne Win.

En este ambiente se inspira “Más allá de Rangún”, una época en la que la población que reclama democracia y protesta contra las barbaridades del régimen militar es masacrada y obligada a huir a Thailandia arriesgando a cada segundo su vida. Una película desdoblada entre el relato personal e íntimo de una mujer que busca sentido a su vida tras perderlo todo y el relato de denuncia política de un país que se revela contra la dictadura.

La trama se desarrolla en 1988. Laura (Patricia Arquette), una médico norteamericana, acaba de perder a su hijo y a su marido. Su hermana se la lleva en una excursión organizada a Birmania, con el deseo de distraerla de su dolor. Una noche insomne, desobedeciendo el toque de queda, Laura sale a pasear por la ciudad y se topa con una manifestación política, que contempla arrebatada, especialmente por la hechizante presencia de Aung San Suu Kyi. La inmediata represión militar inicia la intensísima aventura de Laura más allá de Rangún, en la que encontrará un nuevo sentido a su vida rota, un ideal, y la generosa entrega como médico en bien de los demás.

Películas que ver antes de viajar a África (I): La reina de África

Hace 4 años que me enamoré de África. Fue en mi segundo viaje a este continente cuando me topé con la belleza de Kenia y Tanzania. Allí vi una naturaleza que no sabía que existía, ojos insultantemente brillantes en los rostros de la gente y me sorprendí a mi misma llorando viendo amanecer en el Serengueti y atardecer en el Ngorongoro. Sí, no me da vergüenza reconocerlo: lloré viendo un atardecer, sin otro motivo que la belleza de lo que estaba viendo.

Desde entonces, sólo he podido pensar en volver y por fin en septiembre podré hacerlo. Pasaré 16 días en el Delta del Okavango, unos días en Bostwana y otros en Zimbaue. E incluso es posible que crucemos a Zambia para ver desde allí las cataratas Victoria. Iré contando más cosas del viaje, pero de momento toca empezar a prepararlo y eso para mí significa siempre dos cosas: ver películas y leer libros. Aquí la primera: La reina de África.

Al estallar la Primera Guerra Mundial (1914-1918), Charlie Allnut (Humphrey Bogart), un rudo capitán de barco con tendencia a la bebida, y Rose Sayer (Katherine Hepburn), una estirada y puritana misionera, huyen de las tropas alemanas en una ruinosa embarcación, con la que deben remontar un peligroso río. Son, a primera vista, dos seres antagónicos, incompatibles, pero la convivencia y, sobre todo, las penalidades que tendrán que afrontar juntos para sobrevivir harán cambiar radicalmente su relación.

Un rodaje particular

Cuentan por ahí que el único empeño de John Huston a la hora de emprender este proyecto fue que, aprovechando la ocasión de visitar África, podría cazar en las pausas de rodaje algún que otro elefante. Huston era un consumado cazador y mantenía más de un punto en común con Ernest Hemingway.

Por ello, es más que posible que todos los rumores que rodean a  esta película y que tan certeramente reflejó Clint Eastwood en su sobresaliente Cazador blanco, corazón negro, se acerquen mucho a la realidad. El filme fue rodado en Uganda y las secuencias fluviales se filmaron en el río Lualaba. El rodaje tuvo lugar en condiciones terriblemente duras y tanto los actores como el equipo técnico pasaron mil penalidades. Todos los integrantes del equipo (Katherine Hepburn incluida, así como Lauren Bacall que fue a visitar a su marido) sufrieron horribles diarreas debido a las insalubres aguas que tuvieron que beber.

Cuentan las malas lenguas (y existen testimonios bastante fidedignos al respecto) que sólo dos personas se libraron de tan molesta agonía: John Huston y Humphrey Bogart. ¿La explicación? Sencilla: ninguno de los dos probó ni una sola gota de agua pues los únicos líquidos que ingerían venían embotellados y se caracterizaban por una elevadísima graduación.