Me he sumado a #Dressember: dar visibilidad a los derechos de las mujeres

Hace unos días conocí a través de Inma Ferragud el movimiento #Dressember, una fundación que utiliza la moda para defender a las mujeres que sufren cualquier tipo de explotación o abuso por su feminidad.

Como ella y muchas otras, yo también uso vestidos y faldas y eso no debería (aunque parezca una obviedad) transmitir a nadie el mensaje de que soy menos profesional por ello. Tenemos derecho a llevar todas las faldas y vestidos que queremos, sin tener que aguantar como dice Inma a babosos a nuestros alrededor que hagan comentarios sobre nuestro atuendo. Me parece muy significativo esto que Inma cuenta:

Una vez, me dijeron tras una reunión: “Has estado brillante. Solo te ha faltado sonreír”. A un hombre nadie jamás se lo hubiera dicho. Se habrían quedado en “brillante”.

Para que nadie se sienta en el derecho de hacer comentarios por nuestra feminidad, hemos creado un grupo en España para dar visibilidad a esta iniciativa global: Spanish Girlvolution.

Subiremos fotos de nuestras piernas y os animaremos a que a cambio donéis algo de dinero para esta campaña contra el abuso que sufren las mujeres. ¿Os animáis? Podéis donar a través de mi perfil: http://support.dressemberfoundation.org/aasuero ;-)

En 2013, los participantes Dressember en 32 países en global recaudaron más de 165.000 dólares para apoyar el trabajo de la Misión Internacional de Justicia. En 2014, la campaña Dressember volverá a apoyar la labor de IJM (www.ijm.org) para rescatar y recuperar a las víctimas de la trata y la opresión violenta a las mujeres.

 

Cosas que Google sabe sobre ti pero no te oculta

No voy a descubrir la rueda: Google vive de la publicidad. Cuando te creas una cuenta en su servicio, ambos hacéis un pacto. Simple: ellos te dan servicios brutales como el mejor email o el mejor buscador de manera gratuita y a cambio tú les pagas dándoles tus datos y dejando que te conozcan.

A Google le interesa conocer tu perfil, qué cosas buscas en la red, cuáles son tus intereses, qué compras, por qué zonas te mueves, cuánto viajas… No van a usar esos datos para plantarse en la puerta de tu casa y pedirte matrimonio, los quieren para lanzarte publicidad de productos que podrían gustarte y conseguir ingresos con esos anuncios.

Google no te pregunta si te parece bien o mal que recopilen tus datos, sencillamente son sus condiciones. Si lo quieres bien; si no, siempre puedes buscar en Yahoo! o volver a Hotmail :P

En cualquier caso, no intentan engañarte y ponen a tu disposición herramientas para que sepas qué saben exactamente de ti.

Cosas Google Sabe

6 enlaces con los que Google te enseña lo que sabe de ti

(sacados de este magnífico artículo en medium)

1. Lo que Google ve de ti

Tiene un perfil básico de cómo eres: tu edad, tu sexo, tus intereses. Y usa esos datos para enseñarte anuncios.

https://www.google.com/ads/preferences/

2. Tus movimientos

Si eres usuario de Android, tu móvil les manda información de dónde has estado en cada momento. Puedes revisar todo tu historial y exportarlo aquí.

https://maps.google.com/locationhistory

3. Tu historial de búsquedas

Google guarda cada búsqueda que has hecho. Y también cada enlace en el que has hecho click.

https://history.google.com

4. Los dispositivos desde los que has accedido a tu cuenta Google

Si te preocupa saber si alguien más ha podido estar usando tu cuenta, aquí puedes consultar una relación de todos los terminales desde los que se ha accedido a tu cuenta, su dirección IP y una localización aproximada

https://security.google.com/settings/security/activity

5. Las apps y extensiones que están accediendo a tus datos de Google

Aquí encontrarás un listado de todas las apps a las que has dado permisos para acceder a tu cuenta. Puedes revisarlas y decidir si quieres quitar el acceso a esos datos de alguna de ellas.

https://security.google.com/settings/security/permissions

6. Exporta todos tus datos de Google

Puedes llevarte tus datos a donde quieras: tus marcadores, emails, contactos, archivos de gdrive, videos, fotos, etc

https://www.google.com/takeout

Una letra basta para hacer daño a tu marca: el caso de @Uber_Barcelona

¿Conocéis Uber? Seguro que sí. Por si hay algún despistado, os lo explico brevemente. Uber es una app móvil que pone en contacto a personas que necesitan trasladarse a algún sitio con conductores dispuestos a llevarlos en su coche privado por el precio que ambos acuerden. La polémica ha venido cuando se han enterado de esto los taxistas. De hecho, muchos han apodado a Uber como el peor enemigo de los taxis.

La razón es clara: son más baratos, funcionan bien y te dan el mismo servicio. Pero claro… no tienen licencia para operar y se mueven en la alegalidad del consumo colaborativo que de momento no se sabe cómo terminará.

A mí me parece un ejemplo más de una industria que no sabe ni quiere adaptarse a los nuevos tiempos; y en lugar de renovarse ofreciendo un mejor servicio gracias a lo que la tecnología le permite, pilla una pataleta y se limita a protestar para que otros hagan algo.

Pero no quiero hablar de eso. Otros ya lo han analizado mejor que yo. Os quería hablar de lo que le ha pasado a Uber en Barcelona y de la lección de reputación digital que debemos aprender.

Esta mañana en el trabajo y casi por casualidad, hemos visto que había dos cuentas idénticas de twitter con el usuario @Uber_Barcelona. Fijaos que ambas tenían la misma foto de perfil, misma cabecera…

Screen Shot 2014-06-17 at 15.38.16

Screen Shot 2014-06-17 at 15.37.42

Sólo cambia la descripción y vemos que efectivamente sólo una de las dos es una cuenta verificada. Sabemos que twitter no permite que haya dos cuentas con el mismo nombre de usuario pero no somos capaces de ver qué es lo que falla.

De repente lo pensamos y… ¡damos en el clavo! La cuenta falsa sustituye la “ele minúscula” de @Uber_Barcelona por una “i mayúscula” y con la tipografía que usa twitter ni te enteras ¿Resultado? Tienes dos usuarios distintos pero que parecen el mismo. @Uber_Barcelona y @Uber_BarceIona (cuenta ya suprimida) ¿eres capaz de distinguirlo?

Continue reading

The Real Junk Food: cocinando con sobras por un fin social

[Este artículo lo publiqué antes en el blog de Alma Natura]

Es el primer café en Reino Unido en el que los platos no tienen precio. Cocinan con productos a punto de caducar cedidos por establecimientos y es el cliente quien decide cuánto paga.

Sólo en Reino Unido cada año se desperdician 7,2 toneladas de residuos alimenticios. La gran mayoría no son alimentos en mal estado, sino productos que están a punto de caducar y que los establecimientos se ven obligados a retirar del mercado para cumplir la ley. Pero ¿qué pasaría si todos esos productos se usaran para cocinar y dar de comer a gente?

Esto es lo que se preguntó el chef Adam Smith, impulsor de The Real Junk Food Project, después de trabajar un tiempo en Australia en el campo cogiendo fruta. Por las noches, veía cómo mucha comida que no estaba en buen estado para ser vendida pero que era perfectamente apta para el consumo acababa en ranchos de cerdos. Fue ahí donde empezó a pedir parte de esa comida sobrante para cocinar a sus compañeros.

Adam Smith The Real Junk Food Project

Lo hizo en Perth, Sydney, Melbourne… y volvió a Inglaterra con una idea: montar una cafetería que funcionase con esa dinámica. Así nació The Real Junk Food Project en diciembre de 2013, un restaurante que cocina con sobras y donde es el cliente el que decide cuánto pagar.

Continue reading

Películas que ver antes de viajar a Berlín: recopilación completa

Como sabéis, cada vez que viajo fuera dedico tiempo antes a conocer el país y eso generalmente significa leer algunos libros y ver películas y documentales.

En el caso de Berlín, éstas son las películas que vi antes de ir y lo que escribí sobre cada una de ellas después de hacerlo:

1. Los falsificadores

2. El Hundimiento

3. Verano en Berlín

4. Un, dos, tres

5. El cielo sobre Berlín

6. Good Bye Lenin

7. El espía que surgió del frio

8. La vida de los otros

9. El gran dictador

10. Valkiria

Berlín es una ciudad que me enamoró la primera vez que estuve. Ya he viajado allí dos veces y se que tarde o temprano volveré a hacerlo. Así que si tenéis recomendaciones de películas que echas de menos en esta lista, déjamelas en los comentarios ;-)