El día que internet perdió la virginidad

Si te preocupa lo que está pasando con internet y la #leysinde en España, creo que deberías leer este artículo que publica hoy Mangas Verdes. Para mí señala algunas de las grandes verdades, nos despierta, nos achucha, nos vapulea, nos zarandea, nos dice que hay que hacer más, nos recuerda que moverse en internet NO es aún suficiente.

Y lo hace de manera inteligente, con intención crítica al principio pero dejando claro cuál es el reto que tenemos por delante para triunfar en esta batalla.

Desengañémonos. Hoy no hemos perdido nada, no ha habido traición ni viraje, no hay derrota alguna ni Internet ha muerto más de lo que podría estar muerta ayer o tres meses atrás. El acuerdo PSOE-PP (PDF) para resucitar la ‘Ley Sinde’cerrar filas en torno a la industria y las gestoras de derechos, hace ya algunos años. Más allá de los disimulos y los paripés, de los amagos y de los titubeos, de las tomaduras de pelo a la comunidad internauta y de la ingenuidad acrítica de ésta ante ciertas farsas. Ni el PSOE ni el PP ni prácticamente ninguna formación que aspire a gobernar en España se ha tomado jamás en serio la modernización de los derechos de autor ni la defensa, en este ámbito, del derecho general frente al particular.

Internet ha perdido la virginidad: nos hemos dado cuenta de que tiene quien le escriba, pero no quien la defienda… ¿pero no quién la defienda?…

Creo que la auténtica lección que nos deja el acuerdo firmado hoy entre PSOE y PP es que hemos despertado de un sueño, del sueño de considerar que este debate podría resolverse de otra manera. De un modo diferente al que se está resolviendo en EEUU, Inglaterra o Francia. Que éramos capaces de convencer a los partidos de la necesidad de un cambio necesario y de progreso, evitando la confrontación directa en la aplicación práctica de una ley decimonónica y restrictiva en un medio transparente y de futuro como la Red. No es así. Hoy por hoy es imposible.

Pero este partido se va a jugar ahora en la Red y tengo para mí que son otros a los que aún les queda por perder una virginidad aún más dura y sangrante: la de comprobar el tremendo abismo que separa a la actual clase política de la realidad tecnológica, ideológica y cultural de su ciudadanía. La ciberciudadanía activa, crítica y consciente del siglo XXI. La ley es, simplemente, inaplicable, no sólo por sus posibles rasgos inconstitucionales, sino porque se enfrente a un medio ágil, inteligente y cambiante donde cualquier intento censor se transforma en papel mojado en cuestión de segundos.

Los defectos que ha mostrado la comunidad internauta para batallar en el mundo real son las mejores virtudes para alcanzar el éxito en el virtual. Para estos partidos, y sólo para ellos, será terrible comprobarlo.

Y no será porque no se lo hayamos advertido.

Con la punta de los dedos

Esta foto está tomada en el Parque Güell de Barcelona, aunque podría haberla hecho en cualquier otro lugar. Los artistas callejeros saben bien cómo ganarse a los niños. Soplan, como si estuvieran haciendo magia, y los dejan embobados durante milésimas de segundo observando la enorme pompa de jabón que se eleva sobre sus cabezas.

Unos observan tímidos desde lejos, otros saltan todo lo que pueden al mismo tiempo que estiran su cuerpo en un intento de tocar con la punta de los dedos la burbuja y hacerla explotar.

Con la punta de los dedos

It is not easy, man

En navidad he aprovechado para sacar tiempo y revisar algunas de esas muchas cosas que se apartan “para leer con más calma”. Tenía pendiente este vídeo de Sergio Caro que no podía ser mejor. Son poco más de 10 minutos, así que busquen un hueco y disfrútenlo. Directo. Sin medias tintas. El problema de la inmigración contado con fotografías, testimonios e imágenes. Un rato para pensar.

Sergio Caro lo cuenta así:

George Sunday da voz a este grave problema que no son más que palos de ciego contra una pared; síntoma evidente de que todavía no se ha encontrado una solución aceptable para el problema. Lo corroboran diversas ONGs y organizaciones de derechos humanos que creen insostenible lo que está ocurriendo casi diariamente en la frontera entre España y Marruecos.

Los intentos por cruzar la frontera se suceden prácticamente todos los días, a lo que se le suma el aumento de tecnificación de la valla que se resume trágicamente en más riesgos, en más muertes. A la situación citada anteriormente se añade graves abusos contra los derechos humanos. Muertes sin aclarar en la frontera; acoso, represión y tortura en los campamentos situados en el lado marroquí.

Y como ya nos cuenta George: “Te disparan a matar. Y no hay noticias, nadie, nada. No hacen nada al respecto. Todo el mundo se calla.”