Me he sumado a #Dressember: dar visibilidad a los derechos de las mujeres

Hace unos días conocí a través de Inma Ferragud el movimiento #Dressember, una fundación que utiliza la moda para defender a las mujeres que sufren cualquier tipo de explotación o abuso por su feminidad.

Como ella y muchas otras, yo también uso vestidos y faldas y eso no debería (aunque parezca una obviedad) transmitir a nadie el mensaje de que soy menos profesional por ello. Tenemos derecho a llevar todas las faldas y vestidos que queremos, sin tener que aguantar como dice Inma a babosos a nuestros alrededor que hagan comentarios sobre nuestro atuendo. Me parece muy significativo esto que Inma cuenta:

Una vez, me dijeron tras una reunión: “Has estado brillante. Solo te ha faltado sonreír”. A un hombre nadie jamás se lo hubiera dicho. Se habrían quedado en “brillante”.

Para que nadie se sienta en el derecho de hacer comentarios por nuestra feminidad, hemos creado un grupo en España para dar visibilidad a esta iniciativa global: Spanish Girlvolution.

Subiremos fotos de nuestras piernas y os animaremos a que a cambio donéis algo de dinero para esta campaña contra el abuso que sufren las mujeres. ¿Os animáis? Podéis donar a través de mi perfil: http://support.dressemberfoundation.org/aasuero 😉

En 2013, los participantes Dressember en 32 países en global recaudaron más de 165.000 dólares para apoyar el trabajo de la Misión Internacional de Justicia. En 2014, la campaña Dressember volverá a apoyar la labor de IJM (www.ijm.org) para rescatar y recuperar a las víctimas de la trata y la opresión violenta a las mujeres.

 

Yo también le digo al hambre que se meta con alguien de su tamaño

Cada noche en el mundo 300 millones de niños se van a la cama con hambre. En España, más de dos millones viven bajo el umbral de la pobreza. De las más de 25.000 personas que mueren cada día de hambre, el 75% son niños menores de 5 años y mueren por causas que podrían evitarse.

Son cifras que todos imaginamos, aunque no nos paremos a analizarlas para no sentirnos tan mal como me siento yo ahora mismo. 300 millones de niños se acuestan con hambre mientras yo, algún día, ni siquiera tengo ganas de cenar porque me he hinchado a frutos secos y cerveza con amigos en algún bar.

Yo sola no voy a cambiar el mundo, pero puedo ayudar un poquito. Dar un pasito de enano para apoyar el salto de gigante que hace falta para mejorar las cosas.

Processed with VSCOcam with c1 preset

Esta mañana he recibido la camiseta con la que me veis en la foto de Ayuda en Acción. Ellos han puesto en marcha la campaña Dile al hambre que se meta con alguien de su tamaño para recordarnos que, mientras nosotros nos pegamos las comilonas navideñas, muchos OTROS PASAN HAMBRE. Así lo han contado en el blog. Sigue leyendo «Yo también le digo al hambre que se meta con alguien de su tamaño»