Mirar a los ojos

Mirar a los ojos. Es sencillo y debería ser natural. Lo es cuando eres niño pero de mayor a veces se te olvida ser claro, directo, mirar a los ojos y decir o hacer lo que piensas. Por suerte las fotos, aunque mal hechas, a veces nos obligan a pararnos y ver detalles que en demasiadas ocasiones pasamos por alto. Gracias a estas fotos me he recordado a mí misma que deberíamos mirar más a los ojos sin miedo.