Visitar Sitges. Paseos y tranquilidad.

Cuando llevas un tiempo viviendo en Barcelona, dedicar un día a pasear por Sitges es una opción fabulosa. Elige un fin de semana con sol (disfrutar de una zona donde el mar es gran parte del encanto es muy difícil con lluvia, viento y frío) y en el que tengas ganas de caminar sin mayores pretensiones que disfrutar de las calles, el paisaje, el mar y la compañía.

No esperes grandes museos ni una jornada atareada de cosas que ver con un mapa en la mano; ve a Sitges buscando un día de descanso acompañado de buena comida y agradables paseos.

Un poco de historia. Sitges y el modernismo.

Sitges vivió durante el s.XIX una época floreciente. Allí llegó Santiago Rusiñol en 1891, quien convertiría a este pueblo de la costa catalana en la cuna del modernismo que poco después pondría en el punto de mira internacional a Barcelona.
Sitges sirvió entre 1892 y 1899 de lugar de encuentro para los artitas modernistas. Aquí organizó Rusiñol las cinco fiestas que congregaron a los literatos, músicos, críticos, escultores y pintores más importantes de Cataluña y que hicieron que este pueblo marinero se convirtiera en la Meca del Modernismo.

Si vas a Sitges con ganas de algo más que sol, comida y paseos por la playa, todo lo interesante que verás en su centro histórico será modernista.

Llegamos a Sitges en tren desde Barcelona. Nada más salir de la estación y caminar hacia el centro, comenzamos a ver algunas de las casas modernistas que todavía conservan con mimo; unas en proceso de restauración y otras convertidas en preciosos hoteles o restaurantes. Los responsables de estas edificaciones fueron en su mayoría los “hijos” de la villa de Sitges que volvieron ricos de las colonias españolas y se convirtieron en una nueva burguesía que, cansada de la estética de los edificios de la época de la industrialización, deseaban destacar construyéndose pequeños palacetes de estética modernista.

Sitges-Noviembre-2013-4-de-15

¿Qué puedes visitar?

Mi consejo es que sigas las recomendaciones que encontrarás de rutas modernistas. Partiendo desde la estación de tren, llegarás por la calle L’Illa de Cuba o calle Francesc Gumà hasta Cap de la Vila y en ese tramo ya habrás tenido la suerte de encontrarte con varias fachadas modernistas. Continue reading

Sacar provecho al insultante spot de Campofrío parodiándolo

Ahora se que no fue la única que se cabreó mucho al ver el spot de Campofrío en navidad. No le di a “me gusta” en Facebook y me sorprendía cada vez que uno de mis contactos lo hacía porque me parecía un insulto a nuestra inteligencia. Escribí que la España de Campofrío es la que nos arruina porque miramos en viejas historias de éxito para no ver lo hechos polvo que estamos.

Un grupo de jóvenes decidió cabrearse tanto o más que yo y han hecho algo genial para remediarlo. Lo parodian en contra de los recortes en la educación pública. Desde luego, es de justicia que alguien grite ahora contra los que hicieron un chiste de los jóvenes que tienen que dejar el país porque su formación aquí no sirve de nada.

La España de Campofrío es la que nos arruina

No he podido dejar de sorprenderme esta semana con los que posteaban, tuiteaban y alababan en todas sus formas el último anuncio de Campofrío. Me parecía un optimismo inventado a base de glorias pasadas con las que pretenden que creamos que vamos a vivir siempre. Un optimismo forzado que, con el panorama que tenemos, pienso que no viene a cuento porque perjudica y atonta a quienes se quedan en la superficie del mensaje y no llegan a pensar más allá.

¿Por qué necesitamos mensajes optimistas para levantar el ánimo? Porque estamos hechos mierda. ¿Por qué necesitamos reafirmarnos con mejores tiempos pasados? Porque no tenemos casi nada que nos reafirme en 2012. ¿Por qué debemos sentirnos orgullosos con cosas que en realidad dan pena? Porque estamos hechos mierda y no queremos reconocerlo.

Dice Íñigo Sáez de Ugarte (@guerraeterna) en eldiario.es que La España de Campofrío nos hundirá en la miseria y creo que tiene mucha razón.

La España de Campofrío es la España de la que hay que huir corriendo. La que arruinada, como los viejos hidalgos, se siente obligada a continuar aparentando que todo va bien, que es una privilegiada por vivir bajo el sol de España.

Leía a Javier Barrera en Facebook decir esto también y me consolaba que no soy la única pesimista que piensa así:

Lo podría haber firmado yo, pero lo ha escrito Iñigo Saez de Ugarte, y sí, estoy de acuerdo. Hay que ser humilde, reconocer los errores, trabajar duro y dejarse de mirar al pasado y dejar de contemplar con benevolencia, por ejemplo, que los jóvenes se vayan al extranjero porque en España no se puede vivir. Hay que estar tristes, preocupados, contenidos y basta ya de masajearse los centros recordando a Picasso, el Quijote o Barcelona92. Toca sufrir y admitir el fracaso. Son tiempos para darse cuenta de que somos culpables, no para levantarnos la moral con anuncios blandengues ¿Viva la paella? Iros a la mierda.

Hay cosas de este anuncio que dan pena y verlas como algo positivo de lo que alegrarnos suena tan a humor negro que asusta que la gente se lo haya tragado. Se ríen de mí si quieren que me trague que somos buenos por el AVE, por la generación del 27, por el Quijote y por Velázquez. Y me toman por tonta cuando dicen que tenemos aeropuertos para aburrir, que exportamos jóvenes o que los jubilados mantienen a sus familias. Ahora en serio: ¿estáis orgullosos de esto?

Siete premios Nobel. No es que eso nos coloque en una posición de dominio. Trasplantes. Eso es cierto. Idiomas. ¿Idiomas? No será por el inglés. Ah, se refieren a los otros idiomas de España, esos que el PP suele contemplar con desconfianza. Cuando aparece la mención al AVE, ya está claro que el guionista ha perdido la cabeza. “El tren de alta velocidad. Que se lo hemos vendido a los chinos” (?), dicen dos humoristas. ¿Será todo esto una colección de chistes? Acto seguido, la generación del 27, el Quijote y Velázquez. Y por esto último no ha habido que pagar nada en los últimos años. “Infraestructuras, que aquí tenemos aeropuertos para aburrir”. ¿Presumimos de haber levantado las obras públicas que pagamos con dinero de los bancos alemanes en la época del dinero fácil? ¿Los españoles deben levantar el ánimo al ver las pistas vacías del aeropuerto de Castellón o la estatua en honor al cacique local? (…)

(…) Resulta que tenemos que presumir (va directo a la lista del orgullo) de que estamos expulsando a los jóvenes porque aquí no hay nada que hacer: “No te olvides de los jóvenes que exportamos, la generación más preparada de la historia”. No se exporta a las personas. No es ningún motivo de satisfacción perder a las personas cuya educación has pagado con fondos públicos. Y pasan al lado unos jóvenes y, en vez de reaccionar con la lógica violencia tras escuchar algo así porque el país en el que quieren vivir es un páramo y no tiene nada para ellos, se giran y dicen: “Pero volveremos”. Quizá, pero no se irán con una sonrisa en los labios ni sabiendo cuándo regresarán.

Luego, no falta la referencia elogiosa a los abuelos “que con su pensión están sosteniendo a sus hijos y sus nietos”. WTF? ¿Pensiones de 400, 500 y 600 euros están pensadas para mantener a tres generaciones diferentes? Ese es el progreso del que debemos sentirnos satisfechos.

Flo6x8, flamencos activistas

La crisis agudiza el ingenio. Lo agudizan las situaciones extremas, límite. Las injusticias son situaciones extremas. La crisis, el paro, los políticos corruptos, los bancos rescatados…

Todo eso cabrea a muchos y entre esos muchos se encuentra la gente del colectivo Flo6x8. Acabo de conocer lo que hacen; creo que tarde porque me he perdido mucho. Son amantes del flamenco y activistas. Decidieron unir ambas cosas y protestar bailando y cantando. Dicen que lo que hacen podría definirse como arte político.

La clave de su éxito es que lo hacen de la manera más fácil e inesperada. En cualquier oficina bancaria. Entran, se ponen a la cola y empiezan a actuar. Cantan y bailan contra el sistema financiero. Gritan desaprobación, indignación e ilusión de cambio. Dicen que han encontrado una forma de hablar de tú a tú a los banqueros. Porque, por supuesto, no creen que los políticos vayan a hacerlo. Por lo que leo, han hecho hasta un documental con todas sus acciones.

Lo último ha sido a propósito del rescate de Bankia. No quieren que Rodrigo siga trajinando como si nada. Se han colado en una oficina de la entidad y han empezado la “actuación”. Bulerías “Bankia, pulmones y branquias”.

6 artículos para entender la Ley de Transparencia

Soy consciente de que llego tarde; pero también pienso que nunca es tarde para intentar entender una ley tan importante como ésta. Si te ha pasado como a mí y no has tenido tiempo de enterarte demasiado bien de en qué consiste, creo que es momento de ponerse al día leyendo a los que ya la han analizado.

En palabras de Juan Varela, es una ley de transparencia para blindar los recortes. El anteproyecto de ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno ata a políticos y administraciones a cumplir las obligaciones de estabilidad presupuestaria y financiera impuestas por el gobierno para atajar la deuda pública y calmar a los mercados.

La anhelada ley de acceso a la información pública restringe el acceso a datos que puedan perjudicar la política económica y monetaria (art.10.1.d) e intenta frenar a los políticos derrochadores con el control público de sus actos y el sometimiento a un código que más de buen gobierno es una imposición ideológica y producto de las presiones de los mercados.

1. Gonzalo Fanjul en El País lo dijo clarito: Una ley de transparencia para luchar contra la corrupción

El debate actual sobre una nueva ley de transparencia y acceso a la información pública nos ofrece una oportunidad sin precedentes para darle un vuelco a la plaga de la corrupción y nepotismo en España. Pero va a hacer falta una enorme ola de presión pública para que no acabemos con una legislación timorata e ineficaz.

Durante décadas, se ha ido arraigando en España una cultura de secretismo oficial que ha servido de abono para la propagación y ocultación de prácticas corruptas favoreciendo que la gestión de lo público haya sido a menudo pésima. La lista de contratos y licitaciones públicas irregulares, pelotazos urbanísticos, facturaciones fraudulentas es escalofriante. Resulta escandaloso que a día de hoy, 35 años después de la llegada de la democracia, España continúe siendo el único país de la Unión Europea con más de 1 millón de habitantes que no cuenta con leyes que regulan el acceso de los ciudadanos a la información pública.

2. Antonio Gutiérrez-Rubí hacía algunas aportaciones y valoraciones personales al proyecto

3. César Calderón tachaba la ley de amortizada, analógica y sin ambición

A pesar de que existe todo un epígrafe dedicado a la “transparencia activa”, no hay en la ley ni una mención a la apertura y reutilización de datos de las administraciones, el ya famoso “open data” , lo que situa a la ley fuera de la realidad de los paises más avanzados de nuestro entorno.

4. Juanlu Sánchez planteaba dudas

¿Será una ley buena, mala o regular? ¿Insuficiente como en Italia o ejemplar como en Eslovenia o Reino Unido? La línea roja entre lo que sería satisfactorio y lo que no está en el ámbito de aplicación de la ley: ¿a qué datos y cargos públicos va a afectar? ¿quedarán fuera los jueces o el funcionamiento del Congreso? ¿incluye las agendas oficiales, los informes o la información estadística y demográfica? ¿habrá un órgano de revisión independiente de transparencia al que recurrir?

Una buena Ley de Transparencia sería la respuesta a muchas preguntas: ¿cuántas guarderías públicas gestiona la empresa Clece? ¿A quién han ido a parar las subvenciones en materia de Cooperación? ¿Cuánto cobra un alto funcionario del Ministerio de Defensa? ¿Quién ganó el concurso de ejecución de la obra del viejo edificio demolido en mi barrio? ¿Cuáles son los niveles de contaminación en mi ciudad? No se trata de que un funcionario responda directamente a estas preguntas tras horas buceando entre papeles, sino de que te faciliten la información en bruto, las bases de datos o documentos de los que se pueda extraer tu interés particular.

5. Rocío Romero aplaudía la ley pero con reservas

La opacidad que generalmente ha reinado en la gestión pública desde que se instauró la democracia en nuestro país ha facilitado lo que más bien parece una  plaga de corrupción que padecemos día sí y día también por todo el territorio. Además de alabar el cumplimiento de una promesa electoral y aplaudir el paso al frente dado en esta materia, debemos entrar a analizar en detalle una norma que, si se desaprovecha, puede correr el riesgo de quedarse en un mero consenso de mínimos.

Lo mejor del Anteproyecto de Ley es obligará a las instituciones del Estado a publicar información esencial como sus presupuestos, sus gastos, los sueldos de los altos directivos, su personal, sus leyes, la adjudicación de contratos, etc. Pero apunto varios aspectos de la futura norma que merecen un análisis crítico, en mi opinión.

6. Mar Cabra reflexionaba sobre si la ley va por buen camino

Es difícil valorar un texto legislativo sin leerlo, aunque parece que el nuevo borrador de anteproyecto se publicará en los próximos días, según lasreferencias del Consejo de Ministros. Por lo que se ha conocido hoy, quedan fuera las principales peticiones de los colectivos pro-transparencia:

  1. El derecho de acceso a la información no será reconocido como un derecho fundamental (como lo son el derecho a la intimidad o a la libertad de expresión). Esto contraviene lo reconocido por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos o la Corte Iberoamericana de Derechos Humanos.
  2. El silencio administrativo seguirá siendo negativo, con lo que se podría perpetuar la situación actual de que una de cada dos peticiones de información quede sin contestar, según el último estudio de la ONG Access Info Europe. Aún así, parece que el nuevo borrador de Anteproyecto incluye sanciones por el “incumplimiento reiterado de la obligación de resolver en plazo las solicitudes de información presentadas”. Habrá que ver cómo se mide esta reiteración.
  3. Quedan fuera de la ley la Casa Real y la actividad no administrativa del poder legislativo y judicial. Por ejemplo, no podremos saber quién hacelobby en el Congreso.