Si te parodian, es que has tenido éxito

Es humano cabrearse cuando ves que alguien ha parodiado una idea que tuviste y que funcionó bien. Sin embargo, deberíamos hacer al contrario y alegrarnos. Que te parodien es sinónimo de que lo que hiciste llamó la atención y, por tanto, fue un éxito. Puede pasar incluso con cosas absurdas. Se me ocurre un ejemplo: una estúpida campaña de publicidad.

Metro Trains de Australia lanzó una campaña con una canción pegajosa tan estúpida como que se titulaba “Dumb ways to die” pero que lleva más de 46 millones de reproducciones en YouTube. Todo lo estúpida que queráis, pero casi 47 millones de personas han escuchado su mensaje, que era lo importante.

Lo mejor es que puedes pasarte horas viendo vídeos parodiándolo. Incluso hay una versión de una hora de la canción en loop, una adaptación al mundo de los videojuegos u otra a películas. Y ¡sí! hay una versión con escenas reales.

La moda del Harlem Shake

En apenas unas semanas, el Harlem Shake ya se ha convertido en un auténtico fenómeno. Este fin de semana lo he pasado en Granada y ayer, estando en el mirador de San Cristóbal, llegó un grupo de unas 20 personas para grabar su Harlem Shake particular con la Alhambra de fondo. Me di cuenta de hasta qué punto es ya un fenómeno porque tuve la sensación de que, como nadie preguntaba demasiado ni se quedaba alrededor curioseando, todo el mundo sabía qué estaban haciendo.

Harlem Shake en Granada

Si buscas ‘Harlem Shake’ en YouTube, obtienes ahora mismo 199.000 resultados. No está nada mal para ser tan reciente. Seguro que la cifra se eleva mucho más.

Pero ¿sabéis qué es el Harlem Shake? Simplemente un meme que consiste en grabar un vídeo usando una música concreta de entre 30-32 segundos de duración. El vídeo comienza con una persona sola moviéndose que normalmente lleva un casco o una máscara y, cuando la música cambia, un grupo de personas comienza a bailar agitando el cuerpo de forma loca y vestidos cada cual a su manera.

Este meme iniciado por cinco estudiantes de Queensland (Australia) se ha convertido en una auténtica revolución. Aquí podéis ver más explicaciones, aunque tampoco le busquéis más razones para el éxito que la viralidad, y una recopilación de los vídeos más vistos. Yo os dejo con el que han hecho los chicos de Facebook que se ha convertido en uno de mis favoritos.

Cortometraje ‘Aquel no era yo’.

Por suerte, los Goya sirven para algo más que para llenar pantallas y revistas con los guap@s de siempre posando y dorándose la píldora unos a otros. Este año me sirven para haber descubierto ‘Aquel no era yo‘ (@aquelnoerayo), un cortometraje nominado a mejor cortometraje de ficción español que cuenta la brutal historia de vida de los niños soldado. El corto muestra la dureza de una realidad, la de los niños y niñas soldado, y lo que muy pocas veces vemos, sus secuelas. Dice un niño exsoldado del conflicto de Sierra Leona:

“Ser un soldado no es difícil: o te acostumbras o te matan. Lo más duro es conseguir vivir con tus recuerdos y volver a ser tú mismo después de haber hecho las cosas que has hecho”.