«Diario de una ninfómana»: Estúpida censura

El viernes se estrena en los cines la película española «Diario de una ninfómana». La productora se ha quedado a cuadros cuando ha visto paralizadas algunas de sus acciones promocionales previas al estreno en Madrid.

Resulta que en España estamos volviendo a tiempos de Franco en algunos aspectos. La empresa Publisistemas, que comercializa las marquesinas y autobuses de la capital, no exhibirá los carteles de la película. Al parecer, en los tiempos que corren, promocionar una cinta con un cartel donde aparece una chica con unas finas braguitas es obsceno.

Esta censura se intenta justificar con que se trata de una publicidad de dudosa legalidad y gratuitamente provocativa. Como los tontos nunca caminan solos, a la anterior empresa ya se ha unido la Cope, quien tampoco sacará publicidad. Tampoco se de qué me extraño porque ya han hecho cosas parecidas con anterioridad.

Pensando un poco se me ocurre acordarme, por ejemplo, de los carteles de la película «American Beauty» o, llegando a algo más absurdo aún, «Algo pasa con Mary«. Se hizo publicidad y ¿de verdad alguien se escandalizó por ello? Ah no hombre… pero calla…. ¡que ésas eran películas americanas de grandes productoras a las que hay que lamer el culo! Sonia Blanco nos deja otros ejemplos todavía más explícitos de campañas que tampoco se censuraron.

Creo que un buen director y unos veteranos actores que presentan un nuevo trabajo no se merecen tal boicot. De todos modos, mirando el lado positivo, están ganando publicidad gratuita que no buscaban y ¡qué quieren que les diga! … sólo por darle a alguno en la cabeza pienso verla en el cine.

Actualización 16 octubre 12:40. A propósito de los comentarios que leo en el blog de Sonia, recuerdo otras películas con cuyos carteles no hubo problemas a la hora de hacer publicidad: «La mirada del otro» o «Eyes Wide Shut«.

INVISIBLES

No hay nada que sea invisible. Sólo hay cosas que no queremos ver. Porque no interesa a nuestra conciencia, porque nos da miedo, porque no sabemos cómo hay que solucionarlo… Esto hay que cambiarlo. Y además urge hacerlo ya.

 

Ésa es la intención del documental «Invisibles» de Médicos sin Fronteras que vi ayer. Me gustó y me hizo pensar. Eso un jueves por la noche no está nada mal. Está producido por el actor Javier Bardem. Recoge cinco historias de distintos puntos del mundo que tratan de despertar conciencias, dirigidas por Wim Wenders, Isabel Coixet, Fernando León de Aranoa, Mariano Barroso y Javier Corcuera.

 

Bardem contó que ‘Invisibles’ surgió cuando conoció la labor de Médicos Sin Fronteras en 2004 sobre el terreno. Cuando fue a Etiopía, uno de los médicos le dijo: “Nosotros somos los que tratamos a los invisibles”. La expresión se le quedó grabada y se puso manos a la obra.

 

Durante las cinco historias, las imágenes se usan para hablar de esas epidemias mudas que son el Chagas en Bolivia con “Cartas a Nora” y la enfermedad del sueño en la República Central Africana en “El sueño de Bianca”. También se da voz a los civiles convertidos en objetivo de guerra en Uganda en «Buenas Noches, Ouma», se muestran las secuelas de la violencia en Colombia con «La voz de las piedras» y se nos habla de las agresiones sexuales en la República Democrática del Congo.

 

En palabras de MSF, «Invisibles» son aquellos a los que no queremos ver, pero que acaban apareciendo detrás de nuestros miedos y aprensiones, entre otras cosas porque nunca dejaron de existir. Son las víctimas de las crisis olvidadas .

Os dejo aquí un pequeño trailer para que os animéis a verlo.