The Real Junk Food: cocinando con sobras por un fin social

[Este artículo lo publiqué antes en el blog de Alma Natura]

Es el primer café en Reino Unido en el que los platos no tienen precio. Cocinan con productos a punto de caducar cedidos por establecimientos y es el cliente quien decide cuánto paga.

Sólo en Reino Unido cada año se desperdician 7,2 toneladas de residuos alimenticios. La gran mayoría no son alimentos en mal estado, sino productos que están a punto de caducar y que los establecimientos se ven obligados a retirar del mercado para cumplir la ley. Pero ¿qué pasaría si todos esos productos se usaran para cocinar y dar de comer a gente?

Esto es lo que se preguntó el chef Adam Smith, impulsor de The Real Junk Food Project, después de trabajar un tiempo en Australia en el campo cogiendo fruta. Por las noches, veía cómo mucha comida que no estaba en buen estado para ser vendida pero que era perfectamente apta para el consumo acababa en ranchos de cerdos. Fue ahí donde empezó a pedir parte de esa comida sobrante para cocinar a sus compañeros.

Adam Smith The Real Junk Food Project

Lo hizo en Perth, Sydney, Melbourne… y volvió a Inglaterra con una idea: montar una cafetería que funcionase con esa dinámica. Así nació The Real Junk Food Project en diciembre de 2013, un restaurante que cocina con sobras y donde es el cliente el que decide cuánto pagar.

Continue reading

Si Weber levantara la cabeza…

Estudiando a veces estableces conexiones raras, muy raras. Hoy, sin darme cuenta, estaba leyendo las ideas de Weber para mis próximos exámenes de sociología y mi mente ha conectado tres nombres en un mismo pensamiento: Belén Esteban, Mariano Rajoy e Israel Ruiz. Tranquilos que ¡no me he vuelto loca! Todo viene a raíz de esta frase; y seguro que cuando la leáis, entendéis de qué hablo.

Un líder no necesita tener cualidades sobresalientes. Su carisma depende más del grupo de seguidores y del modo en que estos definan a su líder carismático. Si los seguidores definen a su líder como carismático, entonces es probable que éste se convierta en un líder carismático, independientemente de si posee o no cualidades sobresalientes. Un líder carismático puede ser entonces cualquier persona ordinaria; lo importante es el proceso por el cual dicho líder se distingue de la gente corriente y se le trata como si estuviera dotado de poderes sobrenaturales, sobrehumanos o al menos excepcionales, o de cualidades que no son accesibles a la gente normal.

Leí esto y me paré a pensar: ¿son más tontos Rajoy o Belén Esteban por pensar que son carismáticos o los tontos somos nosotros por darles un carisma que no merecen y olvidar a otros como Israel Ruiz?

Yo también le digo al hambre que se meta con alguien de su tamaño

Cada noche en el mundo 300 millones de niños se van a la cama con hambre. En España, más de dos millones viven bajo el umbral de la pobreza. De las más de 25.000 personas que mueren cada día de hambre, el 75% son niños menores de 5 años y mueren por causas que podrían evitarse.

Son cifras que todos imaginamos, aunque no nos paremos a analizarlas para no sentirnos tan mal como me siento yo ahora mismo. 300 millones de niños se acuestan con hambre mientras yo, algún día, ni siquiera tengo ganas de cenar porque me he hinchado a frutos secos y cerveza con amigos en algún bar.

Yo sola no voy a cambiar el mundo, pero puedo ayudar un poquito. Dar un pasito de enano para apoyar el salto de gigante que hace falta para mejorar las cosas.

Processed with VSCOcam with c1 preset

Esta mañana he recibido la camiseta con la que me veis en la foto de Ayuda en Acción. Ellos han puesto en marcha la campaña Dile al hambre que se meta con alguien de su tamaño para recordarnos que, mientras nosotros nos pegamos las comilonas navideñas, muchos OTROS PASAN HAMBRE. Así lo han contado en el blog. Continue reading

Innovar es mucho menos arriesgado que no hacer nada

Innovar ya no es una opción, es una necesidad para las empresas. Aún así, no todas lo han entendido. Analizamos quiénes son los asesinos y cuáles las fuentes de la innovación.

Desde mi entrada anterior, tenía en la cabeza la idea de escribir un poco más sobre innovación y procesos de transformación en personas y empresas. Ya entonces dije queinnovar es moverse, cambiar y transformar tus ideas en acciones. Creo que ahora otra reflexión obligada es qué favorece y qué frena esos procesos de innovación y cambio en empresas, porque aunque innovar y reinventarse sea más necesario que nunca ¿es siempre posible?

Sin duda, para poder cambiar la forma tradicional de hacer las cosas y traer aires nuevos a las organizaciones se necesita un cambio. Y ese cambio no empieza por herramientas ni tecnología, sino por una transformación cultural que debe contar con el apoyo de la directivo y los responsables de estrategia y equipos. La cuestión es ¿están los líderes preparados para fomentar ese espíritu innovador?

Por desgracia, aún quedan quienes siguen pensando aquello de “si algo funciona, mejor no lo toques” y eso bloquea y anula la motivación para transformar y mejorar los procesos de negocio. Que algo funcione ahora mismo no significa ni que vaya a funcionar siempre ni que no exista otra forma de hacer que funcione mejor, más rápido y de manera más satisfactoria para tus clientes.

Afortunadamente, cada vez hay más gente en el mundo de la empresa que considera que, a pesar de ser arriesgado, no innovar puede ser incluso más peligroso que no hacerlo. Y, de hecho, no hay nada más peligroso para una organización que no preocuparse por optimizar recursos. Así lo dice Peter Drucker en su libro Innovation and Entrepreneurship:

But is innovation really so risky? Yes, a new idea might not work. But in many cases, not innovating is even riskier. Indeed, nothing could be as risky as optimizing resources in areas where the proper and profitable course is innovation, that is, where the opportunities for innovation already exist.

Las fuentes de la innovación

Desde Luego, hay innovaciones que surgen de un rasgo de ingenio. Sin embargo, la mayoría de las innovaciones, especialmente las exitosas, resultan de una búsqueda deliberada y consciente de oportunidades de innovación, que se encuentran solamente en unas pocas situaciones.

En este libro, Drucker menciona 7 conductores que pueden cambiar el ambiente en tu organización, 7 conductores de oportunidades de innovación.

Existen cuatro áreas de oportunidad dentro de una compañía o industria:

  • Sucesos inesperados.
  • Incongruencias.
  • Necesidades del proceso.
  • Cambios en la industria y el mercado.

Y también existen tres fuentes adicionales de oportunidad fuera de una compañía, en su medio social e intelectual:

  • Cambios demográficos
  • Cambios en la percepción.
  • Nuevo conocimiento

Si tienes en consideración todos estos conductores de oportunidad, practicar la innovación se convierte en una disciplina de negocio y ya no lo considerarás algo así como una lotería. Es entonces cuando entenderás que en realidad innovar es mucho menos arriesgado que no hacer nada.

Los asesinos de la innovación

A pesar de todo, aún queda mucho trabajo por hacer para que la innovación sea no sólo aceptada sino fomentada en las empresas. Incluso diría más, la primera exigencia es que las organizaciones dejen de poner freno e impedir las ideas de cambio.

Hay errores que matan la innovación y podrían acabar matando tu empresa. Laincentivación del trabajo individual en lugar de la colaboración en equipo, el exceso de burocracia, las jerarquías marcadas o no tolerar el fracaso son sólo algunos de ellos.

Identifica a los asesinos de la innovación y mátalos:

  1. Intolerancia ante el fracaso
  2. Foco en superestrellas
  3. Incentivar el trabajo individual
  4. Burocracia/metodología pesada
  5. Obsesión por el control
  6. Apostar sólo por lo que parece que va a funcionar
  7. Jerarquías muy verticales
  8. Utilizar los datos como barrera
  9. No recompensar al innovador
  10. Planear mucho y ejecutar poco

Este artículo lo escribí para los chicos de Alma Natura. Si quieres leer el artículo completo, puedes pasar por su blog.

Reiniciando de nuevo la vida en 2013

La vida es graciosa y de vez en cuando te enseña la lengua para que te rías de lo que te tenía reservado. Hace dos semanas mi vida iba a ser una. Vivía con mi madre después de 13 años, había vuelto de Dublín tras 8 meses de escapada, disfrutaba de la familia cada tarde y me daba largos paseos en bicicleta cada mañana en Valverde por la vía verde. Se presentaba un año más implicada con ganas en EBE y había planes de hacer exámenes de Sociología con tiempo y de seguir pasándolo bien con los peques y el inglés.

Hasta entonces, 2013 iba a ser un año de tránsito, de buscar otras oportunidades, de tener paciencia después de más de un año sin trabajo y de aprovechar para disfrutar de las pequeñas cosas que hacía tiempo que no tenía.

Ahora mismo escribo este post desde una mesa del Starbucks en el Paseo de Gracia en Barcelona. Vengo de encontrar un piso estupendo y dar un largo paseo, pero me he cansado de estar andando sola y, como no tengo otro plan mejor, me he sentado a escribir. Hace justo 8 días recibía una llamada que suponía el principio de algo que había estado esperando desde hacía demasiado tiempo. Muchos meses de esfuerzo después, de búsquedas sin resultado y de infinita paciencia propia y de los que me rodean, se presentaba la oportunidad de un nuevo proyecto en el que volcar todas mis ganas.

Como la vida es tan irónica, hizo coincidir el día. Justo el 6 de febrero de 2012 reiniciaba mi vida para irme una temporada a Dublín y me montaba en un avión desde Sevilla. El 6 de febrero de 2013 he tenido que hacer otro reinicio montándome en otro avión de Sevilla a Barcelona para comenzar un nuevo reto.

Dejo muchas cosas atrás y ciertas circunstancias familiares harán un poco odiosa la distancia algún fin de semana, pero tengo todas las ganas y la energía puestas para hacer que funcione. Me he unido al equipo de Zyncro para ser su Social Media Manager. Por lo que he visto en sólo dos días, se que hay un equipo estupendo del que aprenderé mucho, así que la experiencia promete ser genial.

Ahora sólo espero que la ciudad me acoja bien y que los días sin planes y las tardes de paseos sola no duren demasiado. Confío en que será así y que trabajo, familia y amigos volverán a hacer que este reinicio merezca la pena.

20130210-163354.jpg