The Real Junk Food: cocinando con sobras por un fin social

[Este artículo lo publiqué antes en el blog de Alma Natura]

Es el primer café en Reino Unido en el que los platos no tienen precio. Cocinan con productos a punto de caducar cedidos por establecimientos y es el cliente quien decide cuánto paga.

Sólo en Reino Unido cada año se desperdician 7,2 toneladas de residuos alimenticios. La gran mayoría no son alimentos en mal estado, sino productos que están a punto de caducar y que los establecimientos se ven obligados a retirar del mercado para cumplir la ley. Pero ¿qué pasaría si todos esos productos se usaran para cocinar y dar de comer a gente?

Esto es lo que se preguntó el chef Adam Smith, impulsor de The Real Junk Food Project, después de trabajar un tiempo en Australia en el campo cogiendo fruta. Por las noches, veía cómo mucha comida que no estaba en buen estado para ser vendida pero que era perfectamente apta para el consumo acababa en ranchos de cerdos. Fue ahí donde empezó a pedir parte de esa comida sobrante para cocinar a sus compañeros.

Adam Smith The Real Junk Food Project

Lo hizo en Perth, Sydney, Melbourne… y volvió a Inglaterra con una idea: montar una cafetería que funcionase con esa dinámica. Así nació The Real Junk Food Project en diciembre de 2013, un restaurante que cocina con sobras y donde es el cliente el que decide cuánto pagar.

Sigue leyendo «The Real Junk Food: cocinando con sobras por un fin social»

Si Weber levantara la cabeza…

Estudiando a veces estableces conexiones raras, muy raras. Hoy, sin darme cuenta, estaba leyendo las ideas de Weber para mis próximos exámenes de sociología y mi mente ha conectado tres nombres en un mismo pensamiento: Belén Esteban, Mariano Rajoy e Israel Ruiz. Tranquilos que ¡no me he vuelto loca! Todo viene a raíz de esta frase; y seguro que cuando la leáis, entendéis de qué hablo.

Un líder no necesita tener cualidades sobresalientes. Su carisma depende más del grupo de seguidores y del modo en que estos definan a su líder carismático. Si los seguidores definen a su líder como carismático, entonces es probable que éste se convierta en un líder carismático, independientemente de si posee o no cualidades sobresalientes. Un líder carismático puede ser entonces cualquier persona ordinaria; lo importante es el proceso por el cual dicho líder se distingue de la gente corriente y se le trata como si estuviera dotado de poderes sobrenaturales, sobrehumanos o al menos excepcionales, o de cualidades que no son accesibles a la gente normal.

Leí esto y me paré a pensar: ¿son más tontos Rajoy o Belén Esteban por pensar que son carismáticos o los tontos somos nosotros por darles un carisma que no merecen y olvidar a otros como Israel Ruiz?