Conocer Nepal, Tíbet y Bután en 16 días: Ana pisa las montañas de Buda

Foto Monje Budista en Myanmar por Ana Asuero

Son las 2.47 de la madrugada y dentro de 4 horas sonará el despertador que me avisará para salir al aeropuerto. Tengo unas ganas enormes de empezar el #AnaPisaLasMontañasDeBuda, un viaje que me va a llevar por algunos de los rincones más aislados y auténticos del planeta.

Me apetece mucho volver a pisar Asia después de la experiencia en Myanmar hace un año y me hace ilusión ir a conocer lo que muchos llaman el techo del mundo, la cordillera que concentra los picos más altos del planeta: el Himalaya.

Voy a caminar por tres países del Himalaya muy diferentes. Estaré 16 días pisando, oliendo y sintiendo los lugares más emblemáticos de una milenaria Katmandú, un remoto Tíbet y el desconocido pero mágico reino de Bután.

Mapa del #AnaPisaLasMontañasDeBuda

Nepal, el país de los sherpas

Aquí tendré la oportunidad de conocer la caótica Kathmandú y perderme por algunas de las ciudades imperiales que conformar sus valles más cercanos, Kirtipur y Khokana.

No pienso quedarme únicamente en los templos. Pienso pisar mucha calle y cruzarme y charlar con tanta gente como el idioma nos permita.

Tíbet, el techo del mundo

Se que voy a alucinar cuando vuele desde Kathmandú a Lhasa, cruzando toda la cordillera del Himalaya y aterrizando en el altiplano tibetano sobrevolando los ochomiles más impresionantes del mundo.

Tardaré en creerme que aterrizo en la ciudad sagrada que fue durante siglos el lugar de residencia del Dalai Lama y centro mundial del budismo.

Y se que una de las dos joyas del viaje para mi será el road trip desde Lhasa hasta el campamento base del Everest en la frontera con Nepal. 4 días de decenas de horas de carreteras infernales e incómodos pasos de montaña que me llevarán con los ojos embobados por algunos de los sitios más remotos del planeta sobre los que llevo años leyendo: el sagrado lago Yamdrok, Shigatse, el glaciar Nojin-Kantsang, Gyantse, los monasterios de Tashilumpo y Sakya….

Saldré de Lhasa, tocaré frontera con Nepal en el campamento base del Everest y volveré de nuevo Lhasa, con la espalda probablemente molida pero con la experiencia única de haber circunvalado el conocido como techo del mundo, el país más alto y aislado de la tierra pero una de las regiones más auténticas del planeta.

Bután, el reino prohibido de la felicidad

Llegaré a Bután volando de nuevo desde Katmandhú hasta Paro, en el que dicen es uno de los vuelos comerciales más bonitos pero con uno de los tres aterrizajes más peligrosos en medio de esta enorme cordillera.

Disfrutaré un montón de un par de días en el precioso valle de Paro y subiré caminando en un trekking hasta el monasterio de Taktsang, más conocido como el nido del tigre, la segunda joya del viaje y una ascensión obligada una vez en la vida para todos los habitantes del país.

El viaje es la recompensa. Allá vamos… #AnaPisaLasMontañasDeBuda

Hay mil nombres para este enorme rincón del mundo: la morada de las nieves, el techo del mundo, las montañas de Buda…

Voy a vivir una tierra de agua, glaciares, ríos, enormes montañas y profundos valles. De precipicios y altos pasos de montaña cercanos al cielo. Voy a vivir los campos verdes de arroz tallados en las colinas. Voy a vivir algunas zonas nunca conquistadas, nunca colonizadas, puras, auténticas. Voy a llenarme los oídos del sonido de los molinillos de oración, los ojos de gentes, monasterios y paisajes salpicados de banderas de oración. Voy a intentar casi tocar el cielo.

He preparado el viaje muy bien. He visto un montón de pelis (One mile above, Kathmandú o Siete años en el Tíbet) y llevo más para ver en el avión. He leído varios libros súper interesantes (Las montañas de Buda, En las montañas del Tíbet, Huída al tíbet, El tercer ojo y Crónicas desde el Himalaya) y llevo 3 más en el kindle para hacer más llevaderas las horas de escalas, traslados y esperas. Y por supuesto me acompañan las guías Lonely Planet de los 3 países que pisaré.

 

Voy a disfrutar, voy a crecer y voy a aprender a cada paso. Como hago en cada viaje. Porque el viaje es la recompensa. Porque somos el resultado de los libros que leemos, los viajes que hacemos y la gente que conocemos.

Se que cualquier adjetivo se quedará pequeño para describir lo que vaya viendo, pero iré compartiendo de mi diario personal del viaje lo que internet y las conexiones me dejen. Lo que no tengáis durante, lo tendréis a la vuelta… Así podréis ver al menos un poquito a través de mis ojos 😉

 

Cosas que ver y leer antes de viajar a las montañas de Buda (Nepal, Tíbet y Buthán) VII: “One mile above”

Pelicula One mile above

Leí sobre esta película en un blog y me costó mucho encontrarla en internet para poder verla. No estaba en ninguna plataforma online de alquiler, en ningún videoclub cerca de casa y era imposible descargarla de ningún rincón de la web. De repente, la encontré subida en YouTube, doblada en chino y subtitulada en inglés.

Esta cinta es una muestra más de que a veces la vida te pone la prueba de cumplir el sueño de alguien que se marcha antes de tiempo. Justo es lo que sucede al protagonista de “One mile above”.

Su hermano muere repentinamente y él descubre que albergaba el sueño de viajar en bicicleta hasta el punto más alto por carretera de Tíbet, atravesando el peligroso altiplano del Himalaya. Sin pensárselo, decide cumplir el sueño por él.

“One mile above” es una historia de coraje, resistencia, de paisajes imposibles y de imágenes bellísimas de esas que se quedan grabadas en la retina para siempre. Un recordatorio más de que lo importante no es tanto llegar al destino, sino disfrutar del viaje. Porque el viaje es la recompensa.

Cosas que ver y leer antes de viajar a las montañas de Buda (Nepal, Tíbet y Buthán) VI: “En las montañas de Tíbet” de Yangzom Brauen

Libro En las montanas de Tibet

Éste es sin duda uno de los mejores libros que he leído sobre Tíbet y para mi uno de los imprescindibles que revisar antes de viajar al país de las nieves. Yangzom Brauen, actriz en Estados Unidos y nieta de Kunsang, una monja tibetana exiliada en Suiza, narra la historia real de su abuela después de abandonar su pueblo en las montañas himalayas, la lucha por sacar adelante a su familia y por no olvidar sus raíces.

Su testimonio es una oportunidad única para hacer un recorrido histórico por la vida de la población rural de Tíbet antes de ser ocupado, el terror con la invasión China de este país en 1.950 ante la indiferencia de toda la comunidad mundial, la supervivencia o la muerte de cientos de familias que arriesgaban la vida atravesando el peligroso altiplano para llegar a la India huyendo de los chinos, y el horror y la incertidumbre de tener que soportar la humillación de ver tu país ocupado, tu familia exiliada, tu cultura aplastada y tu país casi condenado a perder su identidad y patrimonio cultural e histórico.

Desde el inicio de la ocupación en 1950 y la tremenda Revolución Cultural por la que China llenó Tíbet de migrantes con el fin de acabar progresivamente con las costumbre tibetanas y sustituirlas por las propias, más de 1.2 millones de ciudadanos han sido asesinados y más de 6.300 templos destruidos.

El Dalai Lama sigue exiliado desde hace más de 50 décadas en India. El movimiento de liberación de Tíbet ya ha abandonado toda esperanza de independencia de su país y ahora se conformaría con ser una región autónoma dentro de China. Dudo que lo consigan. A China no le interesa y al resto del mundo este país parece no importarle en absoluto.

“En las montañas de Tíbet” es una obra llena de amor y de resistencia, de espiritualidad y de lucha, de paz y de miedo. Comienza narrando la tranquila vida rural en el altiplano donde apenas hay noticias del exterior y los días transcurren pastoreando, sembrando y orando. Continúa con la historia de la abuela de Yangzom huyendo con su familia hacia la India y su periplo de calamidades vagando por campos de refugiados. Y acaba con el exilio en Suiza y un viaje de verano de vuelta a su país donde logra reunirse con sus hermanos después de décadas de creerlos muertos.

Una historia de huida, de pérdida, de lucha, de resistencia y de sueños. Ojalá por gente como la que aparece en este libro Tíbet vuelva a ser algún día un sitio libre y pueda recuperar la identidad que cada día le intentan robar.

Algunos han dicho de este libro:

«Este libro es un recorrido por las últimas ocho décadas de la historia de Tíbet, uno de sus periodos más difíciles. A través del testimonio de tres mujeres de origen tibetano asistimos a la recreación de la imposición de las leyes chinas en Tíbet y los subsiguientes esfuerzos de los tibetanos pro preservar sus señas de identidad y sus valores en el exilio».
Su Santidad el 14º Dalai Lama.

«El recuerdo conmovedor de las consecuencias de la invasión china de Tíbet que se prolonga hasta nuestros días. Una memoir encantadora sobre tres generaciones de mujeres tibetanas».
Oliver Stone

«Las vidas de tres mujeres que personifican la tragedia tibetana. Un libro necesario»
Colin Thubron, autor de To A Mountain in Tibet, Shadow of the Silk Road e In Siberia.

Cosas que ver y leer antes de viajar a las montañas de Buda (Nepal, Tíbet y Buthán) V: “Crónicas desde el Himalaya” de Ramón Feixa

Libro Cronicas desde el Himalaya

Éste no es uno de los grandes libros que leer antes de emprender un viaje a Nepal para aprender cosas. No es una novela, ni un libro de aventuras ni tampoco un relato de viajes. Sin embargo, te acerca a las montañas de este país desde una óptica diferente y extremadamente sencilla.

“Crónicas desde el Himalaya” es una especie de diario personal de Ramón Feixa, un catalán enamorado de las gentes, las montañas y los rincones más remotos de Nepal. Ramón nos cuenta su amor por estos lugares por los que sentía una gran fascinación y una inclinación irrefrenable de volver a visitarlos una y otra vez.

Kathmandú será la primera ciudad que pise en la aventura de #AnaPisaLasMontañasDeBuda y por eso me llamó mucho la atención la horrible opinión que Ramón tenía de esta ciudad y que transmite así: “decir que Kathmandú es una ciudad caótica es una forma sencilla de explicarlo. En realidad esta población es la máxima representación del caos”.

Como decía al principio, éste no es ni de lejos uno de los libros mejores que puedes leer sobre Nepal. Pero su visión tan personal del país de los sherpas y de las que llama “las montañas más hermosas del mundo” merecen un par de horas de lectura.

 

Cosas que ver y leer antes de viajar a las montañas de Buda (Nepal, Tíbet y Buthán) IV: “El tercer ojo” de T. Lobsang Rampa

Libro El tercer ojo

Hace unas semanas quedé con mi amiga Clara Ávila en Lavapiés para tomar un café antes de ir al teatro. Como me conoce y sabe que soy una loca de los libros y los viajes, me sorprendió regalándome este libro en preparación para mis días por Tíbet. No tardé más de 2 días en leérmelo entero 🙂

“El tercer ojo” es una autobiografía parcial de la vida del lama budista Lobsang Rampa, un lama huido del Tíbet ante la invasión comunista que usaba seudónimo para firmar el libro por temor a las represalias.

El libro relata las peripecias de un niño de la clase alta elegido desde la tierna edad de siete años para convertirse en Lama-médico, su durísimo adiestramiento en el monasterio de Chakpori, sus encuentros con el Dalai Lama y sus viajes y expediciones por el Tibet con algún momento estelar como la aparición de un Yeti.

Me ha gustado cómo narra al principio la vida tradicional de la nobleza tibetana y la vida en Lhasa a principios del s.XX con el anterior Dalai Lama y antes de la primera ocupación China.

Habla de lamanismo, de meditación, de viajes astrales, de reencarnaciones, de cómo la vida va de recordar todo lo que ya sabes de tus vidas anteriores. Mezcla filosofía budista, ocultismo y astrología en una obra en la que a ratos no sabes si puedes creer o no lo que estás leyendo; un poco de realidad y un mucho de fantasía.

Muchos acusaron al autor de fraude y dijeron que Lobsang Rampa no era ni monje ni tibetano. En 1958 se supone que alguien descubrió que tras ese pseudónimo se ocultaba Cyril Henry Hoskin, el hijo de un fontanero de Devon, que nunca estuvo en el Tibet, ni supo una palabra de tibetano, ejerció de astrólogo a la manera de Rappel antes de hacerse famoso y murió en 1981 en Canadá, adonde había emigrado para pagar menos impuestos. 

En cualquier caso y polémicas de todo tipo al margen, para mí ha sido un libro muy curioso de leer en el que he escuchado hablar por primera vez de temas que me eran absolutamente desconocidos.