Era medianoche en Bhopal

El proyecto de Union Carbide en Bhopal (India) terminó siendo una de las grandes catástrofes humanas de los últimos años. Sin embargo, lo que terminó en tragedia por una peligrosa secuencia de decisiones empresariales había empezado siendo un proyecto con un más que interesante equipo de profesionales detrás.

Conocer la historia de cerca ayuda a comprender la magnitud de la catástrofe, los horribles errores que se fueron sucediendo hasta desencadenar en aquella noche en que una nube tóxica mataba a miles de personas en esta región, pero también la historia de aquellos ingenieros y miembros de la dirección de la empresa que se fueron quedando en el camino por no aprobar las decisiones que conducían progresivamente a la fábrica a la degradación y el total abandono.

Nadie sabrá nunca exactamente cuántas personas fallecieron durante la catástrofe. Las autoridades, preocupadas por limitar la suma del reparto de las indemnizaciones, fijaron de manera arbitraria el balance en la cifra de 1754 muertos. Sin embargo, la realidad apunta a muchos miles más.

Se calcula que unas 8.000 personas fallecieron en las primeras 48 horas, 12.000 en 72 horas y casi 20.000 lo hicieron en las siguientes semanas.

Las cifras no tienen en cuenta que un gran número de las víctimas no se contabilizaron. Entre ellas se encontraban inmigrantes que no tenían domicilio fijo. Durante la mañana del 3 de diciembre, los supervivientes cuentan que los camiones del ejército se llevaban montones de cadáveres anónimos hacia destinos desconocidos. Durante las semanas siguientes, cientos de cuerpos aparecieron flotando en el río Narmada.

Según los datos de los que realizaron las cremaciones, más de 7000 cadáveres fueron quemados y la asociación de fabricantes de tejidos declaró haber proporcionado material para confeccionar 10.000 sudarios para las víctimas hindúes. Las autoridades pusieron en duda la veracidad de estas cifras porque decían que excedían el número de solicitudes de indemnización recibidas. Lo que decidieron no contabilizar fueron las familias que murieron al completo sin que quedase nadie con vida que reclamase tal indemnización.

No se ha promovido ningún juicio contra Carbide por el crimen en Bhopal. Ni el gobierno indio ni los abogados norteamericanos consiguieron que la justicia del otro lado del atlántico se declarase competente en una catástrofe que había ocurrido fuera del territorio de Estados Unidos. Tuvieron que pasar años de regateos y negociaciones para que la empresa norteamericana y el gobierno indio cerrasen un trato, a falta de un juicio en toda regla. En enero de 1989, Union Carbide ofreció abonar 470 millones de dólares de indemnización con la condición de que el gobierno indio rechazase toda acción judicial posterior contra la empresa y su presidente. La cantidad era seis veces menor que las compensaciones reclamadas; sin embargo, los abogados del gobierno de Nueva Delhi aceptaron la propuesta sin discusión.

Continue reading

“Cuadernos de Kabul” de Ramón Lobo

Ramon Lobo por moeh.esHistorias de mujeres, hombres y niños atrapados en una guerra“. Así resumen en una frase Ramón Lobo estos cuadernos en los que recopila una serie de artículos que publicó en el diario El País durante su estancia en Afganistán para cubrir las fallidas elecciones presidenciales de 2009.

Un trabajo en el que decidió viajar para contar historias de personas a las que el destino ha negado el derecho o la suerte de protagonizar y dirigir su propia vida. Viajar y contar, dar voz a los que no la tienen. Con suerte remover al menos conciencias. Como mínimo, dejar constancia de pequeñas-grandes historias de vida de las víctimas de la guerra para que nadie pueda decir aquello de no lo sabía.

Él mismo lo decía después en su blog. Ésta es una recopilación de historias donde

no hay políticos ni militares; tampoco señores de la guerra y narcotraficantes. He preferido dar voz a los protagonistas, a las víctimas, a los civiles que tratan de sobrevivir en medio de la pobreza, la injusticia y la guerra. Tampoco suenan en estas páginas disparos ni se escuchan bombas (quizá alguna, pero poco). No es un espacio para combates sino para sus consecuencias, para la gente que escucha y habla, que narra sus historias, para personas que tienen y dan esperanza.

No es un libro sobre la guerra. Ni siquiera sobre lo que pasa en este país. Es una retrato humano sobre la vida de las personas cuyas vidas se tienen que desarrollar en Afganistán. Cómo viven, cómo sobreviven. Mientras lo leía, no pude resistirme a copiar algunas de sus frases para compartirlas después aquí:

En Afganistán están acostumbrados a morirse de guerra antes de que les llegue una enfermedad. Es la ventaja del tercer mundo, no hay que preocuparse por la salud, que ya viene dañada de origen.

Continue reading

Vídeo de la botadura del Galeón

Hace unos días ya os hablé de la botadura del Galeón que tiene en marcha la Fundación Nao Victoria. Ahora ya puedo enseñaros algunas imágenes de aquel momento. Es impresionante aportar algo de trabajo a un proyecto tan alucinante como éste. Ver tocar el agua por primera vez a la única réplica de un galeón español del s. XVII que va a dar la vuelta al mundo es algo que creo que no volveré a ver.

El galeón del s.XVII sale de Punta Umbría

Han sido muchos meses de trabajo y esfuerzos para la Fundación Nao Victoria y todo su equipo, pero por fin mañana todos tendrán su recompensa. Después de 16 meses, la réplica del galeón del s.XVII que viajará a Shangai con motivo de la Exposición Universal 2010 será botada en Punta Umbría (Huelva) en un acto que se me antoja emotivo para los que durante tanto tiempo se han dejado la piel en esta parte del proyecto Guadalquivir Río de Historia.

Ha sido un placer trabajar con este equipo perfilando los últimos detalles y, desde luego, pienso exprimir cada momento del día de mañana porque creo que merecerá enormemente la pena. No se nada de barcos, ni de navegación, ni de botaduras… pero presiento que éste será el primer paso para que me pique el gusanillo y comience a curiosear.

Esperemos que el tiempo acompañe y todo salga conforme tenemos previsto. De momento, será un placer poder escuchar dirigir el acto a la que ha sido la voz de Asia en España durante tantos años: Rosa María Calaf.

SECCIÓN: UNA FOTO

En Madrid me parecía un auténtico suplicio meterme en el metro por la mañana y hacer transbordo en Avenida América para ir a trabajar. Parecíamos un auténtico rebaño de borregos. Una marea humana moviéndose apretada en diversas direcciones.

Hoy veo una foto que manda montejucar por plurk y me hace pensar que el metro, comparado con este autobús escolar, es una auténtica delicia. Se supone que esto es el transporte para las escuelas de los niños de Nueva Delhi.