«El niño con el pijama de rayas», la película

Sabía que era prácticamente imposible que me gustase más de lo que lo hizo el libro, pero tenía unas ganas enormes de ir a ver esta película. No esperaba una cinta fabulosa y la historia ya la conozco por la novela, por lo que solamente aspiraba a ver cómo habían trasladado a la pantalla un libro que me hizo pensar mucho. 

Salí muy satisfecha del cine. Han hecho una excelente película a mi parecer, aunque tampoco diremos que es un peliculón obligado. Bruno, un niño alemán con unos impresionantes ojos azules, me obligó a reflexionar de nuevo sobre la inocencia. Una inocencia que permite ocultar el horror del holocausto y une como amigos a dos niños que debían ser rivales. Una ingenuidad en el personaje que contrastata con la dureza de una realidad a la que vive totalmente ajeno.

Se han hecho infinidad de películas sobre el holocausto nazi. Me han gustado muchas, pero creo que ésta tiene una mirada especial. Quizás aporta lo mismo que La vida es bella pero explica la historia desde el otro bando. 

No desvelaré más. No sería justo para quien todavía tenga el placer de desconocer la historia. 

Mi primera gotera

Ayer tuvimos nuestro primer problema técnico en el piso. Ya hemos experimentado qué se siente cuando te sale en el techo tu primera gotera. Nos hemos estrenado.

Dibujo

Ya sabéis que estoy contenta desde que me cambié de piso. Porque está bastante nuevo, por la zona, por la terraza… Hasta ahora el único inconveniente eran los 4 pisos que tenemos que subir de escaleras, pero a cambio disfrutamos de la terraza. Ayer le encontramos otro inconveniente a lo de no tener ningún vecino viviendo sobre nuestras cabezas. Si llueve en exceso y tu techo no pasa por su mejor momento, las paredes se quejan.

La pequeña humedad que observamos hace unas semanas ha terminado rebelándose. Anoche tuvimos que quitar la cama después de que se nos empapase un colchón e improvisar un equipo de urgencia. Cortina de ducha para proteger la tarima flotante y un barreño para recoger el agua que goteaba.

Esta mañana parte al seguro y visita del perito con la casera. Por lo visto, es el codo de un bajante lo que anda dando la lata. Ahora toca esperar a que manden a alguien que lo arregle. Espero que mientras tanto, no llueva demasiado. Si no, tendremos que comprarnos unas aletas y unos trajes de neopreno.