SECCION: UNA FOTO

No se si es que últimamente tengo una fijación especial por mirar con detalle todo lo que hay a mi alrededor, o si es simpre casualidad que con frecuencia me encuentre con imágenes que merecen una fotografía por no tener desperdicio.

La semana pasada, en el sitio donde normalmente suelo aparcar, me encontré con este vecino que por lo visto debe estar un poco harto de que le intenten robar el coche. El pobre aparato debería pedir la jubilación porque, además de los intentos frustrados de hurto, el dueño lo tiene sin gasolina, sin sistema de arranque y sin nada de valor dentro.

Y digo yo que este hombre ¿para qué narices quiere entonces el carro?

Imagen006

Vicky, Cristina, Barcelona y Woody

Ya está hecho; he visto la última comedia de Woody Allen. ¿Y…? Pues al salir del cine mi respuesta ha sido la de siempre: “Es Woody”. Me gusta el cine -creo que el buen cine- pero tengo una lucha interior desde siempre con dos de los que muchos consideran grandes genios: Allen y Pedro Almodóvar. 

Cuando veo sus películas, siempre me queda la misma sensación. No me gustan, tampoco me disgustan. Básicamente, me dejan bastante indiferente. No se si es falta de entendimiento, incultura cinematográfica o como lo quieran llamar. La cuestión es que con “Vicky, Cristina, Barcelona” ha vuelto a ocurrir. Salgo del cine como si nada hubiera pasado. Y, sin embargo, tampoco me resisto a ver las nuevas producciones de ambos directores, continuamente con la esperanza de que consigan enamorarme algún día.

No creo que esta película sea consecuencia de lo que algunos han llamado el declive creativo del genio de Woody y reconozco que para mí el mejor personaje es el que interpreta Penélope Cruz, aunque me pese reconocerlo. Como personaje cómico, no tiene precio.

Quizás la cosa sea más sencilla que todo esto y, simplemente, no debería sorprenderme de mi indiferencia si no me gustan las comedias woodianas. Tiene sentido. Eso sí, el doblaje y la música dejan bastante que desear.

En cualquier caso, debo reconocer que sí hay algo de la película que me ha gustado, aunque tiene poco que ver con la comedia. Recordarme que en muchos casos los medios-términos son lo mejor en la vida. Muchos han hablado del enfrentamiento en la cinta entre el puritanismo americano y la libertad europea. Para mí es más sencillo que eso. Es el equilibrio entre dos extremos.

De una lado, una personalidad de extrema racionalidad, continuo examen analítico de todo, la vida planeada, la escasa imaginación, los impulsos reprimidos… De otro, una personalidad pasional, sentimental, la falta de reflexión, la aventura, los impulsos…

Al final, la conclusión es clara. Esto hace que recuerde que de vez en cuando quizás deba ser un poco menos racional y algo más impulsiva. Mira por dónde, al final Woody me sirvió de algo.

Estamos de enhorabuena

Esta noche estamos de enhorabuena. Por fin tenemos internet en casa. Ya era hora porque empezaba a desesperarme lo de poder conectarme sólo desde casa. A partir de este momento, prometo un poco de más actividad para recuperar el ritmo. Ruego disculpen este paréntesis.

PERDONEN QUE NO ME LEVANTE

Estoy agotada. Últimamente no paro ni un minuto en el trabajo entre unas cosas y otras. En realidad, me alegro de que sea así pero como consecuencia acabo todos los días verdaderamente agotada.

Además, soy incapaz de sacar algo de tiempo para postear. Afortunadamente, esta semana llega el ADSL a casa, así que podré postear y estar al día. Recuperaré las rutinas con la llegada del otoño: trabajo, gimnasio, cena, posteo, serie de rigor (ahora estamos con Prison Break) y a dormir.

Mientras tanto, por favor, no me lo tengan en cuenta. Eso sí, continúo haciendo de las mías con los videos de La Mirilla.