Mi rizo de pensar

Hace más o menos 8 años que adquirí una manía de la que ahora me está siendo muy difícil librarme. Era yo una pipiola con 17 añitos cuando me fui a Madrid para convertirme en periodista. Cuando empecé a estudiar en la biblioteca, cogí por costumbre tocarme el pelo mientras me concentraba leyendo los apuntes o memorizando alguna cosa.

Empezó siengo algo sin importancia. Siempre que estudio suelo tener el pelo recogido, así que mi entretenimiento era sacarme un mechón fuera de la coleta y empezar a jugar con él entre mis dedos. Liar, desliar; liar, desliar…

Como digo, al principio era algo sin relevancia. Pero poco a poco me di cuenta de que lo de tocarme el pelo conseguía relajarme y concentrarme, y extendí la costumbre a muchos otros momentos. Mientras escuchaba en clase, leía el periódico, charlaba de algo importante con una amiga, iba pensativa en el metro, veía una película…. yo erre que erre con el pelito.

Sin darme cuenta, lo de tocarme el rizo se convirtió en una costumbre que no puedo evitar cada vez que hago algo en lo que pongo toda mi atención. Conociéndome como me conoce, mi amiga Nata (compañera de habitación por entonces en el colegio mayor) lo bautizó como el rizo de pensar. La ecuación no fallaba: Ana pensando en algo = Ana tocándose el mechón de pelo.

Y ¿por qué cuento a estas alturas todo esto? Pues porque se ha convertido en algo que empieza a atormentarme. Intento evitar la costumbre porque me parece un gesto feo pero, en cuanto me descuido, me descubro a mí misma con mi dedo dando vueltas al maldito rizo.

He decidido que esto tiene que acabarse. Más que nada porque he adquirido tanto vicio con mi dedo índice en liar y desliar que me hago verdaderos nudos.

Voy a hacer un tremendo esfuerzo así que, por favor, cuando me vean tocándome el rizo de pensar, griten, háblenme o ¡digan algo! Ahora lo que me preocupa es que sin mi rizo ¿seré capaz de seguir pensando?

9 Comments

  1. Evidentemente tú no lo conocistes, pero aqui en Valverde habia hace tiempo un hombre que se dedicaba a llevar los paquetes, maletas y demas bultos en un carrillo de mano de madera, desde cualquier sitio hasta la parada de la camioneta o la estaciòn del tren y viceversa, que tenia esa costumbre de rizarse el pelo con los dedos y tenia la cabeza totalmente afro, le decian Manolito el Ratón…..por si te sirve de consuelo¡¡

    Reply
  2. No me parece que tengas que renunciar a esa costumbre, yo no le veo nada malo. A mi me encanta jugar con el pelo de la gente, y con el mío propio.

    Reply
  3. Ains, yo también tenía esa costumbre y tuve que cortarme el pelo porque me los acababa arrancando. Aún sigo teniendola pero como ya es más cortino … el daño es menor

    Reply
  4. Si lo consigues quien te lo agradecerá más será tu pelo, al que ya no torturarás con pequeñas raftas en las puntas de los mechones que coges por banda y te quitarás un tic, que según en qué momento, queda feo.

    Y claro que pensarás, esa cabecita tuya no para, así que dalo por hecho.

    ¡Ánimo!xD

    Reply
  5. Alfunset, Manolito fué el primer moderno del pueblo, no me cabe ninguna duda. El precursor de grandes empresas como Seur. Y su rizo lleno de mierda, de unos dedos grasientos, una premonición para seres postreros, que después comparían sin saberlo ellos, ésa tremenda manía…
    Ana por lo que mas quieras dejate “el rizo”, de arriba, guapa!!

    Reply
  6. cualquiera puede adivinar que soy tu padre, aunque a veces no lo parezca. Creo que no es una mala constumbre y ademas es ¡¡¡hereditaria¡¡¡.
    Si preguntas a mis compañeros de estudio y a tu madre te dirán que yo hacia en mis años mozos lo mismo, aunque nadie le llamo el rizo de pensar, pero cumplía esa misma función.
    Solo me preocupa una cosa ¿te quedaras calva como ?.Si es así, aceptalo con normalidad. ¡¡no te prives de pensar¡¡¡.

    Reply
  7. Mi madre y mi primo (será genético) tienen la manía de sacar un poco la lengua cuando están haciendo algo que requiere concentración. Ellos lo tienen más complicado que tú, porque como no se corten la lengua…

    Reply
  8. @alfonso y @5conocimiento No tuve el gusto de conocer a ese buen hombre, pero tengo que decir que mi rizo está bien limpito (aunque enredado) y mis dedos nada grasientos, jeje

    @banyú Lo mismo no soy capaz de acabar con la costumbre, pero no estaría nada mal reducirla un poco… Que con cada cosa que hago, me sorprendo tocándome el dichoso rizo

    @San Tiago Espero no tener que raparme al cero… Si no, creo que me quedo como estoy!

    @Manuel Asuero Lo peor de todo es que sé que es hereditario porque, si te fijas, Marta con tan sólo 7 años hace algo parecido mientras ve la televisión….. Un suplicio que nos has dejado a todos 😉

    @L. Constantine Uf, lo de sacar la lengua es un poco peor…. jeje
    @Zapat Pero y lo bien que hago las rastas? Eso no tiene precio….

    Reply
  9. estop del pelo es una enfermedad .. no se como se llama ..pero aveces la gente muere porque ademas de arrancars el pelo se lo acabn comiendo! yo tengo esa mania desde los 2 años o incluso menos pero se fue agravando con la edad. ahora tengo 18 años casi y me arranco los nudos que hago.por esto no me crece el pelo..llevo 3 años con el pelo por los hombros y sin ir a cortarmelo ni nada. e preocupa no poder acabar con esta mania o enfermedad. estoy arta…quiero una ayuda una solucion que no sea cortar el pelo.

    Reply

Deja tu comentario