Mis 3.000 malditos euros

Muchos ya conocen la historia de la compra frustrada de mi apartamento. Ahora, por fin, empiezo a ver el final. El próximo mes se cumplen 2 años desde que intenté supuestamente comprarme un apartamento.

Después de ver muchas opciones, me decidí por uno para reformar a mi antojo. Tras algunas consultas, papeleos con el banco y ver que la operación era viable, entregué una señal de 3.000€ al dueño en concepto de reserva hasta que todo estuviera listo para la firma.

Eso fue en noviembre de 2006. Tras unos 5 meses de papeleo que no me correspondían a mí sino al dueño pero que hice por aligerar las cosas, de idas y venidas al banco, de molestar a unos y otros (el banco, la inmobiliaria, la tasadora y un largo etcétera) el asunto se resolvió con que la propiedad del inmueble no estaba clara y las escrituras de la vivienda correspondían al piso de al lado. Según el notario, era imposible la compra-venta.

No se si el tipo quiso engañarme o realmente desconocía la irregularidad de la propiedad. El caso es que, cuando nos dimos cuenta de esto, se echó atrás, dijo que no vendía y a partir de ahí hizo mutis por el foro y desapareció del mapa.

Fue entonces cuando empezamos con los burofaxes, los requerimientos oficiales y así hasta llegar a la demanda oficial. Ya pasó el mal trago del juicio. Y como esperaba -porque la cosa a cualquiera que se le contara estaba meridianamente clara- le obligaron a devolverme el dinero. El asunto era sencillo: el problema de la vivienda era suyo y, por tanto, si no podía realizar la operación, no tenía otra opción que devolverme mi dinero.

Olvido las horas de cabreo, la impotencia, el tiempo perdido. Ahora me tomo la recuperación del dinero como un regalo. Se que 3.000€ son una insignificancia, pero para mí significan recuperar una pequeña cantidad de dinero que me costó trabajo ahorrar mientras trabajaba el último año de carrera y olvidar las malas intenciones de algunos tipos.

De momento, el viernes se me alegra con 1.500€ más en mi cuenta. Y en 20 días tengo que tener el resto.


PD La próxima vez que me vean, no aprovechen para pedirme que les invite a la cerveza.

PD 2 Tal y como están las cosas, ahora agradezco no haberme comprado aquel apartamento. Con mi alquiler en Los Remedios estoy que me salgo.

7 Comments

  1. Bueno pues si nos vemos el sábado en la boda, llevame un detalle, no pido nada caro. ¿unos gemelos?…

    Reply
  2. Yo no pierdo la esperanza de beneficiarme de tu generosidad sin límites. Porque no sé si lo saben, pero Ana es generosísima y una bellísima persona y todo lo que diga es poco…

    ¿Se nota el peloteo? Creo que no.

    Ya era hora de que el capullo ése te devolviera lo que es tuyo.

    Ahora que lo pienso, yo también creo que al final ha sido mejor que no pudieras comprar el apartamento. Dicen que no hay mal que por bien no venga;)

    Reply
  3. Me alegro que al final la historia tenga un final feliz. Y visto desde la actualidad a lo mejor no era la mejor fecha para comprar, posiblemente ahora compres más baratos. Suerte para el próximo intento, aunque ya no creo que te la pegue ni…

    Reply

Deja tu comentario