¿65 HORAS? NI DE COÑA

La semana pasada hablábamos del enorme e indignante retroceso social que supondría la ampliación de la jornada laboral a 65 horas como se pretende desde la Unión Europea. Si se aprobase, sería una buena patada en los huevos que mandaría nuestros derechos directos al cubo de la basura.

Creo que no podemos quedarnos callados. Por eso me uno a una protesta que se ha puesto en marcha en blogs. La cibercampaña ¿65 horas? Ni de coña. Hoy lanzan una web donde agruparán todas las protestas que se vayan generando en torno a este tema.

La propuesta de la comisión europea de aumentar la jornada semanal a 65 horas representa una lamentable involución y un atentado contra los derechos de los trabajadores.

Han sido muchos años de lucha, muchas generaciones de movilizaciones las que han hecho de Europa un lugar donde el concepto “derechos sociales” significa algo concreto. Si algo debe ser Europa es un espacio social donde los derechos de los ciudadanos deben respetarse y la propuesta de la comisión nos devuelve al siglo XIX, a las jornadas de sol a sol y a los sueldos de miseria.

La infame propuesta de la comisión, para ser efectiva, debe ser ahora aprobada por el parlamento europeo, e Internet debe convertirse en la vanguardia de la oposición a la misma.

Únete a la conversación

1 comentario

  1. ¡Claro que es una involución! Pero, ¿no va todo al revés? El lenguaje, al contrario de desarrollarse, se está comprimiendo para que el cerebro trabaje menos. ¿Involucionará el cerebro en los próximos siglos?

    Además, ¿no es ilógico que ahora que casi todos los países europeos tienen gobiernos progresistas se trate peor a los trabajadores que a las grandes empresas?

    Tu opinión es muy interesante. Voy a leer algo más tuyo.

    Un saludo.

Dejar un comentario

Deja tu comentario