MUERE SYDNEY POLLACK

Esta mañana me he levantado con una mala noticia. Sydney Pollack ha muerto a sus 73 años víctima de un cáncer. Profesionalmente, el mundo del cine ha perdido a un director y productor con una carrera brillante; personalmente, me quedaré siempre con las sensaciones que fue capaz de provocarme con Memorias de África.

Siempre me debato a la hora de elegir mi película favorita entre Memorias de África y El Gran Dictador de Chaplin. Hoy me decanto por la primera como homenaje particular a Pollack.

Syd (como se dice que lo llamaban entre colegas) nos deja como recuerdo multitud de cintas que no tienen desperdicio y que son la mejor demostración de su genio y figura. Lo conocí viendo un día Tal como éramos, donde trabajó con Robert Redford y Barbra Streisand. Ahí me picó el gusanillo y de inmediato me dispuse a ver su aventura africana, película que casi me se de memoria.

Se consagró con un filme que tengo pendiente, Danzad, danzad malditos, rodado en 1969 y con el que fue nominado al Oscar como mejor director. Pollack no se conformaba con poco. Su filmografía está llena de éxitos; unos más reconocidos, otros menos, pero éxitos al fin y al cabo.

El año pasado volvió a estar nominado al Óscar –como en tantas otras ocasiones– con Michael Clayton. Sin embargo, la única estatuilla que de verdad logró adjudicarse fuer por Memorias de África.

Además de director, fue un conocido productor (Cold Mountain o El Paciente Inglés son algumos ejemplos) y reconocido actor (su papel femenino en Tootsie y otros personajes en Michael Clayton, La Intérprete o Eyes Wide Shut lo demuestran).

Aunque prometo seguir recordándolo por sus imágenes de Kenia, me apunto en tareas pendientes ver lo antes posible Tootsie y Danzad, Danzad malditos como poco.

Y tú ¿cuál de sus películas has visto? ¿con cual te quedas?