“La crisis del periodismo es de producto”

Yellow JournalismPepe Cervera (@retiario) lo ha clavado en el Congreso Andaluz de Periodismo de hoy en Huelva. Ha enumerado casi todos los males del periodismo por hoy uno por uno, ha resumido en 10 minutos todos los problemas de la profesión.

El mal del periodismo no es el modelo de negocio, sino que la gente no quiere leer nuestros productos ni siquiera regalados. Y mientras tanto, nosotros trabajamos en un modelo de negocio digno del s. XIX.

Él lo explica mejor que yo en este post que os animo a leer.

Ya hemos recortado todo lo recortable, reasignado todo lo reasignable, reducido todo lo reducible. (…) Nuestros productos no tienen un gramo de grasa de sobra, y nuestros compañeros no tienen un minuto del día libre. (…) Donde debía haber 15 haciendo el trabajo de 10 hay 5 haciendo el trabajo de 15, y ganando lo que debieran cobrar 2. No queda un coste por recortar, un recurso por aprovechar, un esfuerzo por exigir en el nombre de la empresa y la profesión.

(…) Porque nuestros productos ya no funcionan, estamos muriendo como industria y como profesión. Ha llegado la hora de reinventar el periodismo desde la raíz. Si es que queremos que sobreviva.

(…) Los valores de rapidez y exclusividad carecen de sentido en un entorno de sobreabundancia de información; ya no vale ser el primero, es más importante ser el mejor. No basta con contar lo que pasa; hay que explicar qué significa, de dónde viene, cuáles son sus consecuencias.

(…) La idea de contar el mundo al mundo para todo el mundo carece y de sentido. El diario generalista de audiencia general ha quedado obsoleto.

 

 

 

“Cuadernos de Kabul” de Ramón Lobo

Ramon Lobo por moeh.esHistorias de mujeres, hombres y niños atrapados en una guerra“. Así resumen en una frase Ramón Lobo estos cuadernos en los que recopila una serie de artículos que publicó en el diario El País durante su estancia en Afganistán para cubrir las fallidas elecciones presidenciales de 2009.

Un trabajo en el que decidió viajar para contar historias de personas a las que el destino ha negado el derecho o la suerte de protagonizar y dirigir su propia vida. Viajar y contar, dar voz a los que no la tienen. Con suerte remover al menos conciencias. Como mínimo, dejar constancia de pequeñas-grandes historias de vida de las víctimas de la guerra para que nadie pueda decir aquello de no lo sabía.

Él mismo lo decía después en su blog. Ésta es una recopilación de historias donde

no hay políticos ni militares; tampoco señores de la guerra y narcotraficantes. He preferido dar voz a los protagonistas, a las víctimas, a los civiles que tratan de sobrevivir en medio de la pobreza, la injusticia y la guerra. Tampoco suenan en estas páginas disparos ni se escuchan bombas (quizá alguna, pero poco). No es un espacio para combates sino para sus consecuencias, para la gente que escucha y habla, que narra sus historias, para personas que tienen y dan esperanza.

No es un libro sobre la guerra. Ni siquiera sobre lo que pasa en este país. Es una retrato humano sobre la vida de las personas cuyas vidas se tienen que desarrollar en Afganistán. Cómo viven, cómo sobreviven. Mientras lo leía, no pude resistirme a copiar algunas de sus frases para compartirlas después aquí:

En Afganistán están acostumbrados a morirse de guerra antes de que les llegue una enfermedad. Es la ventaja del tercer mundo, no hay que preocuparse por la salud, que ya viene dañada de origen.

Continue reading

Periodismo y fotografía: “Dar de comer a la bestia”

Esta semana se está celebrando en el Centro de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona un curso sobre medios regionales. Aunque no estoy pudiendo asistir a todas las sesiones, me estoy escapando por las tardes para al menos escuchar algo. Ayer por la tarde estuvieron más que interesantes las dos horas que pasamos con dos grandes de la fotografía en España.

Pablo Juliá es uno de esos fotógrafos imprescindibles de las últimas décadas y Emilio Morenatti uno de los que ahora mismo viven su momento cumbre en lo profesional y al que muchos jóvenes fotógrafos desearían alcanzar. Entre los dos repasaron algunas de las grandes realidades de la fotografía y el periodismo actual. Paco Torres ha hecho un genial resumen en 1001 medios en el que ha destacado perlas como éstas:

Cuando dos profesionales de esta categoría están de acuerdo en que “dar de comer a la bestia” (léase, a la voracidad de los medios de comunicación digitales respecto al consumo de fotos) ha creado nuevas esclavitudes a su trabajo,  hay que pararse a reflexionar. ¿Se nos va la ‘olla’ con la inmediatez? (…) “El NYT en la red tiene una foto de portada cada diez minutos. ¿Merece eso la pena fotográficamente?“, se preguntaba en la mesa Pablo Juliá.

Sin obviar que la red ha revolucionado la fotografía de prensa para bien, Juliá y Morenatti repasan algunas realidades:

– Desprotección. “Uno se cuela en territorio hostil; empieza a hacer fotos y las transmite desde el portátil. Todo el mundo las ve en las portadas de los medios. Y cuando decimos todos, también a los que estamos fotografiando. Además, ya no vamos a transmitir a la oficina, sino que lo hacemos desde la zona caliente”, cuenta Morenatti.

– Mentir en la foto: Esto no es sólo inherente a la red: “Montar una foto, pedirle a alguien que llore o a un protagonista que haga lo que queremos es lamentable. Es mentir. Con el paso del tiempo, cada vez intento hacerme más invisible a la hora de fotografiar”.

– Periodistas multimedia o bomberos toreros: “Un fotógrafo tiene que estar concentrado para hacer una buena foto. Yo, personalmente, ni escucho lo que dicen en las ruedas de prensa (cuando voy), estoy pensando en la luz, el enfoque, el gesto… ¿cómo vamos a hacer además un vídeo? Imposible”. Morenatti.

– Ética: Juliá propone a Morenatti hacer un workshop: “Sin duda, debe ser sobre ética de la profesión”.

– Porcentajes: La fotografía es un 70% paciencia, 20 % técnica y 10 % ‘potra’.

– Esencia. “Con tanta obsesión por lo que se mueve, la esencia de las fotos se está perdiendo”. Pablo Juliá.

– Cultura. “El analfabeto del mañana, y casi el de hoy, no es el que no sabe leer, sino el que no sabe leer las imágenes”. Pablo Juliá.

– ¿Cantidad o calidad?. Morenatti acaba de llegar de cubrir el Mundial de Sudáfrica: “En AP hemos transmitido 1.600 fotos diarias. ¿Cómo elegir la mejor?”, se preguntaba.

También andaba por allí Trisco de Sin Futuro y sin un duro, gracias al que podemos enseñaros la selección de fotos que compartió con nosotros Morenatti.

Sindicatos, huelgas y ¿botellones?

En tiempos de huelga, paro y crisis, de vez en cuando un poco de humor no viene nada mal. No he podido evitar reirme al ver hoy una noticia publicada por los diarios del Grupo Joly sobre la huelga de ayer abanderada por los sindicatos CC.OO. y UGT, no por la noticia en sí, sino por el pie de foto.

Titular: “CC.OO. y UGT claman contra los servicios mínimos y el maquillaje de los datos”

Pie de foto: “Un grupo de jóvenes celebra una botellona en la fiesta de la primavera”.

Os dejo aquí la prueba del delito que podéis ver más grande aquí.

IMAG0018

Y tú… ¿quieres un Periodismo Humano?

caja-periodismo-humano Después de meses y meses de mucho curro, empezamos a acercarnos al lanzamiento de la que será una nueva forma de hacer periodismo. Periodismo Humano está ya a punto de nacer. Son muchas, innumerables, las razones para apoyar a un proyecto hecho con cariño, ganas, responsabilidad y con profesionalidad.

¿Por qué deberíamos querer un periodismo humano? A ver si algo de esto te sirve…

Queremos un periodismo humano porque el periodismo es humano o no es. Porque lo que no sale en los medios sí existe y no contarlo tiene sus consecuencias. Porque preocuparse y no ocuparse es perder el tiempo.

Queremos un periodismo humano porque el ser humano es la medida de todas las cosas, el centro y no lo colateral. Por civismo, por respeto, porque nos lo merecemos.

Queremos un periodismo humano porque necesitamos volver a saber por qué quisimos ser periodistas. Porque no nos resignamos. Porque se puede ser responsable, ético, honesto, concienciado y, además, ser feliz. Porque el periodismo, como la vida, empieza por las cosas pequeñas.

Queremos un periodismo humano porque queremos que hacer periodismo sea contar la historia más fantástica de todas, que es la realidad. Porque queremos medios que amplíen miradas y fronteras, no que empequeñezcan nuestro mundo. Porque de tanto informar nos hemos olvidado de servir. Porque nos importa, además de qué pasa y dónde pasa, ¡por qué pasa y a quién le pasa!