huella-digital-thumb2536043Recomendable este precioso documental que han emitido en La noche temática: El corazón de Yenín. Es la historia de Ahmed Chatib, un niño palestino de doce años que fue abatido por soldados israelíes mientras jugaba con una pistola de juguete en un campamento de refugiados palestino en Yenín. En el plazo de doce horas su padre tomó la decisión de donar seis de sus órganos para salvar la vida de seis personas. El corazón de Ahmed late ahora en el cuerpo de una niña judía, de padres ultraortodoxos. Ha pasado un año y medio desde que Ismail donó los órganos de su hijo y hace un viaje por los territorios ocupados visitando a las familias beneficiarias para saber como les ha cambiado la vida.

Vivir el “día de la ira” en Jerusalem en primera persona

El conflicto entre israelitas  y palestinos vuelve a dar muestras de estar bien lejos de algún tipo de solución. Ayer Israel inaguraba una sinagoga en el barrio judio de la ciudad vieja de Jerusalem. Hoy los palestinos responden con una jornada de protestas que han bautizado como día de la irapara hacer frente a la provocación de Israel en la ciudad santa.

El resultado apunta a lo que muchos expertos se atreven a llamar la tercera intifada del conflicto. De momento, los disturbios en la ciudad se multiplican, al igual que los heridos, los detenidos y presumiblemente los muertos. Las imágenes son la mejor muestras del caos. Vean este vídeo o el que les dejo a continuación.

El mediador de Obama ha suspendido la visita prevista a Israel. Mientras tanto, una muy buena amiga que trabaja en Jerusalem como corresponsal de DPA me manda un apresurado correo electrónico que me alarma, más aún viniendo de una de las personas más positiva y tranquila que conozco.

La que hay liada hoy en Jerusalén es muy fuerte, y no sólo para mí que acabo de llegar hace unos meses sino para todo el mundo, incluidos los árabes que no tienen miedo a nada. Está toda la gente muerta de miedo.

Imposible contarlo sólo con palabras… Incendios, disparos con balas de goma, gas lacrimógeno (una hora escupiendo, te deja echa polvo), polis que van de paisano y se tiran sobre los palestinos a detenerlos, palestinos con el kufiyeh liado a la cabeza tirando piedras y cantando todo tipo de himnos religiosos, policías que  tratan como animales a los detenidos….

Contar esto en una nota no es proporcional con cómo se ve y se siente, miedo a veces, deseperación otras… He venido a casa un segundo a cargar la cámara y mandar una nota y me voy a otra vez.

Tranquis que de una de éstas no te mueres, en todo caso del tabaco… qué manera de fumar con este estrés de país….

“Mil soles espléndidos” Khaled Hosseini

mil-soles-esplendidos Desde que hace un tiempo Rocío lo leyera, tenía pendiente encima de la mesa hacer caso a este libro. Me transmitió una obligación que ahora mismo me exijo dejarle a ustedes: léanlo.

Khaled Hosseini nos sumerge en la historia más reciente de Afganistán. Relata la época de la invasión soviética, la época de la guerra fría cuando Estados Unidos lucha con ellos para expulsar a los comunistas, la yihad, la implantación del régimen talibán que se instala tras el abandono de Estados Unidos a los que, ya sin rusos de por medio, poco importaba este país. Al final, llegamos a lo que ya todos conocemos de este país; el atentado contra las torres gemelas en 2001, la persecución de Osama Ben Laden y, de nuevo, la guerra.

Es una historia tremendamente dura y cruelmente real. El autor nos enseña esta realidad desde el cristal de la vida de dos mujeres continuamente maltratadas por la sociedad afgana en la que viven, un país que las golpea y las insulta constantemente pero al que en el fondo no pueden dejar de amar. Dos mujeres que luchan por respirar en un país que las asfixia con sus reglas, que las reprime tras un burka y donde sufren las constantes vejaciones de los hombres. Una vida que les ha sido impuesta por el irracional régimen talibán.

Durante las horas que pasen delante de él, tendrán tiempo de reflexionar sobre la libertad, la injusticia, la opresión, el miedo, el dolor, la humillación, la impotencia… Pero también sobre la amistad, la complicidad, la fortaleza, los sueños