MIRAR A MADRID DESDE CIBELES

Hace más de 1 año y medio que me vine de Madrid y en muchas ocasiones lo echo de menos. Supongo que como hace tiempo que no paso por allí, me he puesto a pensar en la ciudad. Una de mis cosas preferidas es pasear de noche por las ciudades para observarlas iluminadas y con eso Madrid gana muchos puntos.

No recuerdo quién me dijo un día que Madrid es una ciudad en la que merece la pena pasear mirando hacia arriba. Tiene edificios sencillamente preciosos. De día, me quedo con pasear por el Barrio de Salamanca, latina y el centro. De noche la iluminación me cambia las cosas.

Reconozco la belleza del cine capitol, el edificio de telefónica, el palacio de cristal, la Biblioteca Nacional, la torre Picasso, la estación de Atocha, el edificio de la Sgae o el Palacio Real. Pero lo mejor es mirar a tu alrededor de noche desde Cibeles.

Probablemente sea un tontería, pero me gusta tener un «edificio favorito» de todas las ciudades que conozco. Pasar por cibeles de noche me lo pone difícil. Si miro a un lado, me encuentro con el edificio de telecomunicaciones; si miro al otro, con el edificio Metrópoli. Soy incapaz de elegir entre los dos. ¿Tú con cual te quedarías?

Únete a la conversación

8 comentarios

  1. Doy fé de los puntos que gana Madrid de noche. No hay color con el aspecto de esa ciudad durante el día.

    Pero más me gusta otra ciudad de noche, ya sabes cuál. Sevilla es una ciudad preciosa y la luz que tiene es diferente, así que de día hay que vivirla, pero la noche da algo diferente a cada rincón. Los edificios están muy bien iluminados, por lo general, en Sevilla.

    Tengo pendiente algo que haré algún día: sobrevolar Sevilla de noche; cada cúpula, cada torre, cada plaza, cada puente…, tienen que ser dignos de ver desde el aire de noche. Ese puede ser un buen regalo, ¿no? jajajajajajajajaja.

    Un beso.

  2. Cuando te refieres a pasear por la ciudad mirando hacia arriba, me recuerda a mi profesor de Historia del Arte, D. Antonio Reina, que siempre nos decía eso «los ojitos parriba, que se perdéis mucho arte en las alturas…». Desde entonces es algo que suelo hacer allá donde voy. Se ha convertido en una manía. En una de mis entradas hago referencia ello. Madrid de noche tiene un encanto especial, como todas las grandes ciudades, Lisboa, París, Sevilla, Granada…
    Un besote Ana.

  3. Has tocado mi punto flaco, en Madrid y desde Cibeles me quedo on La Puerta de Alcalá y la Casa de América además de la propia fuente.
    Sevilla está muy descuidada, e mi modo de ver lo mejor iluminado es el Puente de Triana, La Torre del Oro y La Plaza de Toros. A la Catedral le hace falta un repasito.
    Muy buena como conjunto la Ciudad de Salamanca pero a quien no lo haya hecho nunca, le recomiendo especialmente algo muy a mano; pasear por la noche por Carmona.
    Traspasar la Puerta de Sevilla, la plaza del Palenque, seguir a pié hasta la plaza de San Fernando, alrededores de la Ia iglesia de Santa Maria, Casa de los Lasso de la Vega, Museo, Placita del Hotel Casa de Carmona y al final sentarse en alguno de los bares de la Plaza de Abastos y allí con una cervecita muy fria a mano deleitarse con las cúpulas y espadañas.
    Saludos
    Doria

  4. Los «ojitos hacia arriba…» y en los pies unas botas de agua, de usar y tirar, por que en cierta ciudad andaluza, de cuyo nombre si me acuerdo, las cacas de perro a pares las vas a pisar…

    Afueraparte, de lo anterior, es verdad que Madrid bien merece una torticolis… niña!!

  5. @5conocimiento, como has dicho, Madrid bien merece una tortícolis, jaja.

    @Marcos Lisboa también tiene su encanto. De momento, de París no puedo hablar; pero todo llegará….

    @Doria Me apunto lo de Carmona para hacerlo un día cuando pasen estos calores. He estado de día, pero de noche no. Salamanca también lo tengo pendiente….

    Saludos.

Dejar un comentario

Deja tu comentario