QUILOMBAGEN, UN CANTO A LA LIBERTAD

La semana pasada leía un post de Juanlu que me obligó a ir al teatro. A los 3 minutos de leerlo estaba comprando las entradas para ir a ver Quilombagen en el Lope de Vega.

Un grupo de 40 chicos brasileños están de gira por España denunciando la esclavitud que todavía existe Brasil. Que esta práctica inhumana exista en el SXXI es realmente vergonzoso, por eso este trabajo de denuncia de los chicos del Centro de Defensa de la Vida y los Derechos Humanos de Acailandia es un increíble reto.

Lo dijo la señora que se subió a presentarlos. No son actores profesionales, pero conocer de primera mano todo el daño que esta práctica hace a su país les da una fuerza enorme que transmiten desde el escenario. Aman lo que hacen y el motivo por el que lo hacen.

Quilombagen es un desgarrador espectáculo que a través de la danza, la capoeira y el teatro, realiza un paralelismo entre la esclavitud de la época colonial -en la que los africanos eran enviados a Brasil como simple mercancía- y la que hoy sufren las generaciones de trabajadores descendientes de esos antiguos esclavos, sometidos a la explotación laboral y la miseria.

Lo ha dicho Soitu alto y claro: Brasil aún tiene esclavos. Hay gente que trabaja en condiciones infrahumanas’. Se calcula que entre 20.000 y 50.000 personas todavía son víctimas de esa lacra. Y eso pese a que, en 1995, el Gobierno reconoció la existencia de esclavos modernos en su economía y, a raíz de esto, fueron liberadas unas 30.000 personas en varios sectores del campo. Pero ésta es una historia que no se acaba.


Teatro: «C’est la vie. El principio … muy duro»

Me encanta que me hagan reir. Si encima es con cosas cotidianas, me gusta especialmente. Por eso anoche disfruté en el teatro como una enana. Había pasado bastante tiempo desde la última vez que vi una obra, así que las ganas también eran enormes. El verano de por medio y el parón en los teatros, han sido la causa. Pero ahora ya estamos en forma de nuevo.

Fuimos de nuevo a la Sala La Fundición. Últimamente soy una asidua a estas salas pequeñitas de Sevilla donde se hacen cosas muy buenas. En principio la idea era ir al teatro Central a Cinco horas sin Mario, pero nos quedamos sin entradas.

Una comedia con un guión ingenioso muy de aquí. Una historia enormemente sencilla. Una sola actriz sobre el escenario. Un decorado escaso (apenas una mesa, una silla, un biombo, una percha y unos peluches). Y muchas risas de esas que hacen que se te salten las lágrimas.

Aparece en escena una niña de 9 años, Irenita, con un tremendo vestido rosa de princesita. Llora sin parar y protesta contra una madre a la que no soporta, entre otras cosas, porque sigue poniéndole vestidos que odia.

A partir de ahí, se encierra en su habitación y se dedica a hacer lo que cualquier niño: dar rienda suelta a una imaginación desbordante cuando nadie la ve. Canta entregada para un público inexistente y saluda, se disfraza, se imagina su futuro, elige profesiones, inventa conversaciones, se ve como una famosa importante, interpreta personajes, baila, imita …

Lo dicho. Una historia común pero que hace reir. Y encima con una sola persona en el escenario. Rocío no paró de reirse y, en más de una ocasión, porque se veía totalmente reflejada en la conversación y las actuaciones de  Irenita.

Si os apetece reir un poco, podéis verla hasta el sábado.