Preguntas relámpago: Del paro y las ayudas

Preguntas relámpago

Ayer conocimos los últimos datos de la Encuesta de Población Activa que siguen arrojando nuevos parados a las ya bien engordadas listas, mientras los políticos se pelean con empresarios y sindicatos sin llegar a ningún acuerdo claro. Escucho hablar de que es necesario que se invierta en obra pública, que los empresarios pierdan los miedos y los bancos sigan concediendo créditos para que el dinero se mueva.

Sin embargo, ni rastro de alguien que imponga algo de cordura en el asunto y hable de cambios en el sistema productivo, de reciclaje y reconversión profesional para adaptar a la mano de obra a las nuevas necesidades de mercado. Seguimos metidos en la economía pareja de ladrillo-turismo.

Además, se anuncia a bombo y platillo la famosa ayuda de 420€ para los parados. Después de la metedura de pata con que la ayuda iba a ser sólo para los desempleados que hubiesen perdido sus prestaciones por desempleo, se ponen de acuerdo y rectifican ampliándola a todos los que la hayan perdido a partir del 1 de enero y siempre que la tasa de paro no baje del 17%.

Y con toda esta tormenta encima se me ocurre preguntar:

¿Hasta cuándo seguiremos dando ayudas por desempleo sin ninguna obligación a cambio? ¿cuándo se empezará a exigir formación, reconversión profesional o cualquier otra cosa útil a cambio de recibir una prestación?


Aquellos que realmente necesitan el dinero (es decir, casi todos) ya estarán pensando en el día en que les lleguen esos 420€ mensuales. Sin embargo, ¿hay de verdad fondos para dar esas ayudas? ¿las recibirán de inmediato o tardarán tantos meses en empezar a pagarlas como la famosa renta básica de emancipación para los jóvenes? Una reflexión personal sobre este último punto. Si yo llevo 14 meses esperando para empezar a cobrar la ayuda de alquiler ¿cuánto tendrá que esperar un parado sin ingresos? ¿les empezarán a pagar -aunque sea con carácter retroactivo- con tanto retraso que sería posible que ya hubiesen encontrado otro trabajo?