Israel o Hablando de lo inevitable

Llevo varios días resistiéndome a hablar aquí de lo que está pasando entre israelíes y palestinos, por temor a ser políticamente incorrecta al expresar mis opiniones.

Israel está cometiendo un tremendo genocidio del que, al menos en gran parte, todos somos culpables por formar parte de la comunidad internacional que, después de la vergüenza del exterminio nazi con la IIGM, permitió a la comunidad judía crear un Estado en territorio palestino.

Dejando a un lado la radicalidad de grupos como Hamás, soy capaz de entender al pueblo palestino. Privados de territorio, sometidos a Israel, viviendo en la miseria y viendo morir a los suyos ¿qué pierden con inmolarse? Probablemente, bastante poco. La actitud de Israel no está generando sino más odio y más integrismo.

Honestamente, no veo el fin a un conflicto excesivamente complicado pero que en realidad se resumen de manera fácil: Israel ha ido quitando progresivamente sus tierras a Palestina con el silencio -cuando no, consentimiento- de la comunidad internacional. Vale que Israel se pasa por el forro las resoluciones de la ONU, pero si gritásemos más alto y con más fuerza, al menos tendrían que sentir vergüenza al escucharnos llamares genocidas.

mapa-palestina-israel

Al menos, creo que no soy la única que piensa parecido.

Masacre en Gaza

Desde hace varios días me llevo las manos a la cabeza cada vez que escucho una nueva noticia sobre lo que está pasando en Gaza. Pero hasta hace unos minutos no había leído a nadie que hablase tan claro. Hernán Zin pone los puntos sobre las íes y recuerda que Israel se está comportando como un “matón de barrio”.

Pero no debemos sentir pena, sino culpa. España, Europa y toda la comunidad internacional está teniendo una actitud tolerante ante esta barbarie.

MATAR A BUSH

Me gustaría saber más sobre los conflictos en Oriente de lo que se. Conozco la actualidad de lo que pasa, pero a menudo me pierdo por el desconocimiento de la historia que hay detrás de esos enfrentamientos. Uno de los que mejor conozco, gracias a un trabajo que tuve que currarme durante meses en la facultad, es el de Israel. Con los demás, tengo trabajo pendiente. Gracias a las charlas con Moeh (más que escasas desde que abandoné Madrid) y su blog, me aclaro poco a poco en algunos asuntos.

 

Hoy, irónicamente, me sorprendo al comprobar que no me sorprende una noticia publicada en El País. EE.UU. apoya a Israel y los palestinos tienen a los americanos como sus principales enemigos. Educan a sus hijos en este odio antiyankee desde enanos. Es triste y, más aún, muy peligroso. 

Un programa infantil de la televisión Al Aqsa (controlada por el Movimiento de Resistencia Islámica) ha emitido un vídeo donde una marioneta que representa a un niño mata al presidente americano.

 

La marioneta protagonista representa a un niño palestino que acusa Bush de las desgracias de su vida. Primero, el niño dice que Bush ha matado a su padre en la guerra de Irak. Luego, el muñeco asegura que el presidente estadounidense también es responsable de la muerte de su madre en Líbano por culpa de su complicidad con los sionistas de Israel. Y la misma complicidad ha causado el asesinato de sus hermanos en el holocausto de Palestina.

 

“Eres un criminal, Bush, un hombre despreciable. Me hiciste huérfano. Me privaste de todo”, dice la marioneta palestina antes de blandir la “espada del Islam” y matar a otra que representa al presidente de EE UU, George W. Bush.