Cosas sencillas

Con frecuencia rebuscamos demasiado para pasar un buen día, sin darnos cuenta de que a veces lo agradable se esconde en las cosas más sencillas. El sábado tuve un día fabuloso. Nos fuimos a una playa donde no tuvimos a nadie cerca, cosa rara en Huelva en pleno verano. Día de amigos, comida, lectura bajo la sombrilla y tranquilidad.

Tuve dos ratos de esos en los que te embobas con cualquier tontería. Sólo mirar las olas o las dunas puede ser enormemente gratificante.

Barcelona

A las 17.20 estaré aterrizando en Barcelona. El fin de semana promete un poco de todo. Después de más de 3 años (si las cuentas no me fallan) hemos conseguido buscar unos días para estar juntas todo el equipo de la facultad. Desde que muchas dejamos Madrid y cada una cogió un rumbo diferente, sólo hemos ido coincidiendo por partes.

Ha sido complicado encontrar fecha. No es tarea fácil compaginar vuelos desde tantos destinos. A saber: yo desde Sevilla, Laura desde Bruselas, Rosa desde Berlín, Vero desde Bilbao, Sara desde Ibiza y Nata, Irene y Tefa desde Madrid.

En cualquier caso, ahí vamos.

1735-2p

PARÉNTESIS

Ya se me ha pasado el cabreo de ayer. Durante la mañana he conseguido -aún no se cómo- terminar todo lo que tenía pendiente. Estoy a punto de cerrar el chiringuito en la oficina y empezaré un finde que promete. Nos vamos a Los Caños: playita, baños, cervecitas, copas con amigas…. Seguro que será redondo. Ya os contaré el lunes. Mientras tanto, sed buenos.

De vuelta de todo…

Hoy estoy de vuelta; de vuelta de todo. El pasado jueves, con un petardo en el culo y sin tener ni un segundo en toda la mañana para colarme en el blog y despedirme, me fui a pasar cuatro días con amigas a Bilbao. Aprovechando que Vero se nos trasladó a vivir allí, hemos decidido ir a hacerle una visita que ha merecido muchísimo la pena.

El mini-viaje empezó como era de esperar. Después de dos semanas bastante tranquilas en la oficina, el jueves tuve un día de locos. De repente todo era urgente, todo se tenía que quedar entregado y, por supuesto, todo reclamaba mi atención en una mañana que se pasó volando.

Después de correr durante horas para dejarlo todo cerrado, cogí la maleta y me planté en el aeropuerto. Pido disculpas por haberme largado sin decir nada. Espero que no hayáis entrado demasiadas veces por aquí sin encontrar noticias nuevas en varios días.

Hoy he vuelto con las pilas cargadas y espero que con una buena noticia al hombro. Mañana prometo contar con pelos y señales estos días por Bilbao.

NOS VAMOS DE PUENTE

Como sabéis, los lunes siempre se me hacen muy cuesta arriba. Pero cuando se va acercando el ocio del fin de semana, se me ilumina la cara. Normal ¿cómo no? Y si es un fin de semana tan largo como éste que nos dura 4 días, más todavía si cabe.

Sevilla es una delicia en esta época. Sol, buen tiempo, olores, sabores, cervezas, terrazas, tapitas, paseos, sentarse a la sombra, respirar hondo, el río, los amigos, las copas…. Todo sabe y suena mejor en Sevilla en primavera.

Hace sólo 3 días que se fueron Tefa y Jose después de pasar un genial fin de semana. Y esta tarde me llega otra esperadísima visita. Tendremos por aquí a Nata y Diego para disfrutar de la ciudad y el tiempo libre. Estoy deseando.

Volveremos a patearnos las calles, a pelearnos por pedir una cerveza fría, a decir que no podemos comer más, a tomarnos un helado en Rayas, a beber unas copas al lado del río, …..

Feliz puente a todos y, si no escribo por aquí antes, nos leemos a la vuelta.

Hasta entonces, decidme… ¿qué cosas nunca dejaríais de enseñar a alguien que viene de visita?