Películas para conocer Irlanda (VIII): Jimmy’s Hall

Aunque hace ya más de 2 años que volví de la aventura irlandesa de vivir en Dublín, todavía me dura (y no creo que se vaya nunca) el amor por el país color verde esmeralda. Por eso cada vez que me cruzo con alguna película que cuente cualquier cosa de allí, me lanzo a verla de inmediato.

Acabo de terminar Jimmy’s Hall -basada en una historia real- y me ha servido para descubrir uno más de los capítulos tan feos de su historia pero que me hace recordar que los irlandeses quizás sean de los mejores y más solidarios que uno puede encontrar por Europa. Narra la deportación a Estados Unidos en 1933 de James Gralton, el líder en Leitrim del Grupo Revolucionario de los Trabajadores (Revolutionary Worker’s Group), el antecesor político del Partido Comunista de Irlanda.

Películas para conocer Irlanda Jimmys Hall

En 1921 El pecado de Jimmy Gralton fue construir un salón de baile en un cruce de caminos rurales en una Irlanda al borde de la guerra civil. El Pearse-Connolly Hall era un lugar donde los jóvenes podían venir a aprender, a discutir, a soñar… pero, sobre todo, para bailar y divertirse. Mientras la popularidad de la sala crecía, su reputación socialista y de espíritu libre atrajo la atención de la iglesia y los políticos, que obligaron a Jimmy a cerrar la sala y huir a Estados Unidos.

Una década más tarde, en el apogeo de la Gran Depresión, Jimmy vuelve a casa para cuidar de su madre e intentar vivir una vida tranquila. La sala se encuentra abandonada y vacía, y a pesar de las súplicas de los jóvenes locales, permanece cerrada. Sin embargo, mientras Jimmy se reintegra en la comunidad y descubre la creciente pobreza y opresión cultural, el líder y activista en su interior resurge. Pronto tomará la decisión de reabrir la sala y es ahí cuando tendrá que afrontar lo que suceda.

Películas para conocer Irlanda (VII): Mi pie izquierdo

Hace justo un año conocí por primera vez el trabajo de Daniel Day-Lewis. Estaba pasando mis primeras semanas en Irlanda y me empapaba cada semana de una película para conocer la historia y cultura del país, de donde salió la idea de esta línea de posts en el blog. Fue viendo ‘En el nombre del padre‘ después de haber ido a visitar Kilmainhaim.

Me pareció un actor impresionante y un amigo me recomendó ver cómo actuaba en ‘Mi pie izquierdo‘. Se llevó su primer Óscar a mejor actor con todo el mérito posible. Cuenta la historia de un pintor, poeta y escritor irlandés, Christy Brown, que tiene que sobrevivir con parálisis cerebral en medio de la Irlanda pobre. No sólo sobrevive, sino que cuenta y pinta aquella Irlanda con su pie izquierdo. Vedla y contadme.

¿Dónde estamos? De #irishtrip12

Han sido 7 meses inmejorables por Dublín, pero toca despedirse. Hoy he hecho el examen que ponía a prueba mi inglés y creo que ha ido bien. Objetivo cumplido. De momento, el plan es volver a España el 3 de septiembre y buscar nuevo reto profesional. Pero antes toca un merecido descanso porque en este tiempo no me he concedido ni un sólo día libre.

Desde hoy hasta el 2 de septiembre andaré relativamente desconectada. ¿Dónde? En algún lugar perdido de Irlanda. Quiero conocer bien el resto de rincones que me quedan antes de volver y repetir algunos de los que me han gustado en la mejor compañía. Iremos dejando el rastro de lo que hacemos, visitamos, pensamos, comemos o tonteamos en las redes en este #irishtrip12.

Si te aburres, puedes seguir el storify que iremos actualizando o curiosear cada paso que damos en overblog.
Continue reading

Perdernos 9 días por Irlanda

La aventura de vivir durante 7 meses con el cerebro y el cuerpo en inglés en Dublín llega a la recta final. No voy a negar que esto me tiene triste. El próximo jueves será el último día de clase en la escuela en la que he pasado el 80% de mi tiempo, el viernes hago examen de Cambridge y esa misma tarde tocará hacer las maletas para cerrar una etapa.

Sin embargo, aún queda una parte emocionante. No podía irme de Irlanda sin hacer una ruta larga para conocerla más a fondo. Saldremos de Dublín un sábado y el plan es bordear toda la isla para llegar a Dublín el domingo siguiente. Estaremos a ratos en algunos puntos muy marcados por el interior, pero la mayoría del tiempo será costa, que es lo que nos apetece y lo que aparentemente merece más la pena.

Glendaloug (1 de 3)

Así que es tiempo de consejos. Tenemos más o menos una ruta marcada y un mapa de puntos que no queremos perdernos para orientarnos, pero las recomendaciones son siempre bienvenidas. ¿Has estado en Irlanda y te enamoraste de algún rincón especial? ¿Comiste o dormiste en algún sitio alucinante? ¿Te tomaste alguna cerveza en un pub perdido? ¿Te paraste en algún punto y pensaste: “Joder, ¡qué bonito es esto!”? Cuéntamelo. Prometo recompensarlo de alguna manera que se me ocurra. En principio, esto es lo que haremos; pero si nos recomiendas otra cosa, probablemente cambiemos algún plan para incluir lo que nos digas.


Ver Irish Trip en un mapa más grande

Día 1:

Dormimos en Dublín para ultimar detalles.

Día 2: Empezamos bajando de camino al Condado de Cork

-Castillo de Blarney
– Midleton
– Youghal
– Kinsale
– Cobh

Día 3:

Clonakilty ruta costa hasta Skibberee
Península de Mizen y Schull:

– Mizen Head.
– Goleen
– BarleyCove

Bantry, Durrus y Sheeps Head
Península de Beara (Ring of Beara)

– Glengarrif
– Castletownbere
– Allihies
– Eyeries
– Ardgroom

Día 4: Anillo de Kerry

Killarney National Park

– Killarney
– Killorgin
– Caherciveen
– Isla de Valentia
– Portmagee
– Islas Skellig
– Waterville
– Sneem
– Kenmare

Día 5: Península de Dingle

– Dingle
– Tralee
– Cloghane
– Paso de Connor
– Castlemaine
– Ballydavid
– Ballyferriter
– Cloguer
– Ventry: Monasterio de Riasc
– Oratorio de Gallarus

Día 6: Condado de Clare

– Bunratty
– Killaloe

– Ennis

– Castillo de Knappogue
– Loop Head y Kilkee
– Ennistymon
– Hag’s Head y Acantilados de Moher

El Burren

– Doolin
– Carron
– Kilfenora
– Ballyvaughan: Abadía de Corcomroe, Black Head y Castillo de Gleninagh

Día 7: Gallway y Connemara

– Ruta costera: de Gallway a Mace Head
– De Roundstone a Clifden
– Letterfrack (abadía de Kylemore) y Killary

– Lago Corrib

Día 8: El oeste abandonado:

– Cong
– Westport
– Ballycastle
– Sligo
– Balyshannon
– Donegal
– Slieve League

Día 9: Irlanda del norte: Condados de Derry y Antrim

– Derry
– Giants Causeway
– Puente colgante Carrick-a-rede
– Dunluce castle
– Lago Strangford y Monasterio de Nendrum

Día 10:

Wicklow Mountains
– Enniskerry
– Glenmacnass
– Glendalough

Wexford y Hook Head (Península de Hook)
Waterford y Dungarvan
Lismore
Carlow

ClifssofMoher (42 de 50)

Cosas que no cuestan casi nada

Hacer un regalo, por ridículo o barato que sea, me pone de buen humor; es más, me hace feliz. Si encima lo haces sin motivo aparente, sin que sea una fecha señalada, sin que la otra persona lo espere, me hace doblemente feliz. Si para colmo no iba buscando el regalo, sino que simplemente me he cruzado con algo por la calle que me ha hecho pensar en otra persona y sencillamente he decidido comprarlo porque se que le gustará, la felicidad es triple. Y ¡llamadme loca! pero incluso puede ser felicidad cuádruple cuando das ese regalo y lo reciben con cara de sorpresa y agradecimiento sincero.

Hoy he sentido esa cuádruple felicidad por el módico precio de 5 euros y me ha servido para recargar pilas pensando en cuánto mejor nos iría si nos apoyásemos más en esas cosas de valor que no cuestan nada o prácticamente nada.

Iba de camino por O’Conell Street a mi clase particular en Parnell Square. Mientras hacía tiempo -porque he llegado 15 minutos antes, como de costumbre- he entrado en una gran librería que me encanta y que me pilla justo al lado. Confieso que, de no ser porque no tengo forma económica de llevarlos después a España, compraría ahí montones de libros. Es de esos sitios que acumulan libros y de vez en cuando venden los que cuestan 100 euros (libros de viajes, fotografía, países -que son mis favoritos-) con una encuadernación excelente a un precio de risa.

En un pasillo de libros de fotografía me he encontrado con un libro que pensé que le encantaría a mi madre irlandesa. No es fanática de la lectura, pero sí de la televisión, especialmente del canal nacional RTE que pasa mucho tiempo viendo cuando fuera llueve. “Off Camera: Images of the early years of RTE Television“, un libro que hace un recorrido por la historia de los primeros 50 años de vida de la cadena a través de fotografías.

Lo miré, fuí directa a la caja y lo compré por 4’45 euros. He llegado a casa y se lo he dado. Se ha emocionado y ha soltado unos veinte ‘Oh my god!‘ de alegría mientras ojeaba las primeras páginas. No podía creerse que existiera un libro de fotos que le trajera de repente a la memoria 40 años de su vida.

Hemos cenado con el libro en la mesa y ha empezado a contarme una tras otra historias del país, de su cultura y de su infancia, adolescencia y juventud a partir de las fotos de programas, políticos, famosos y desconocidos que pasaron por delante de las cámaras hace entre 20 y 50 años.

Después he salido a dar un paseo. Y cuando he vuelto, me la he encontrado con las gafas puestas, leyendo y con más historias que contarme. De hecho, ya había ido a enseñárselo orgullosa a su vecina mientras yo estaba fuera. Me ha costado cortar la conversación para subir a dormir. Hemos quedado en que mañana me contará más. Sospecho que el libro valdrá para varias conversaciones. Y después, tendré que empezar a buscar el segundo volumen.