… y por fin llegó el milagro.

alegria Después de una tortuosa relación de amor-odio con la ayuda de renta básica de emancipación del gobierno, puedo decir que estoy un poco más cerca de volver a creer (algún lejano día)  en las ayudas sociales que divulga a plena voz  Zapatero.

Han sido 15 meses de espera, de retrasos injustificados, de llamadas sin fin, de escuchar voces sin solución, de recibir correos de gente en la misma situación… 15 meses de atender a explicaciones absurdas, de mover uno y mil papeles buscando en alguna parte el motivo de la espera…

Lo máximo ha sido escuchar la voz de semi-desesperación de la gente de la atención telefónica del servicio de la renta de emancipación. Me repetían una y otra vez que, después de los obstáculos previamente salvados, ya todos mis papeles estaban en orden y sólo tenía que esperar la transferencia con el dinero.

Literalmente una amable señora me dijo: “Hija, ya está todo en orden. No hay nada más que puedas hacer. La orden de pago está dada, así que sólo te falta sentarte a esperar en el banco de la paciencia”.

Esa frase me la dijeron allá por el mes de julio. Me senté en el banco de la paciencia después de haberlo encontrado a golpe de cabezazos contra varios muros. Y, una vez lo encontré, me senté a esperar.

Hace unos días llegó el ingreso. Por supuesto es una buena noticia, aunque no podía ser completa. El Ministerio de Vivienda (aún me pregunto para qué narices sirve) ha tenido a bien ingresarme el dinero que me debía de los 13 últimos meses.

Sin embargo, aún se reserva el pago de 2 meses (más los que discurran en adelante) para dentro de un tiempo. Yo sospecho que llevan demasiado tiempo sin escucharme y deben echarme de menos. Presiento que la relación de amor-odio se alargará un poquito más.

Viaje por Cantabria | Día 4: La comarca de La Liébana

Salimos en dirección a UNQUERA por la autovía y tomaremos la N-621 hasta adentrarnos en el DESFILADERO DE LA HERMIDA, sin duda la carretera más bonita del interior de Cantabria. Entramos en la garganta del Río DEBA, una garganta de 20 kilómetros donde el río ha ido escarbando en las rocas calizas de las primeras montañas de Picos de Europa y tallando un precioso camino para sus aguas.

La carretera se estrecha tanto que obliga a ir a una velocidad que permite disfrutar del paisaje. Éste es un recorrido para memorizar bien en la retina, ya que lo estrecho del camino que discurre entre el río y las piedras de la montaña no permite bajar del coche para hacer una fotografía casi en ningún punto.

Desfiladero La Hermida

El Liébana aparece ante nuestros ojos como un fértil valle de tierra verde cuya belleza se antoja mimar para no alterar nada de su fisonomía. Este trayecto invita a la intimidad de uno consigo mismo. La serenidad, la quietud y el sosiego del campo alrededor acompañan a un aire saturado por el sencillo olor del campo y a una naturaleza con razones para presumir de exuberancia.

Acompañados por el Río Deba llegamos hasta LEBEÑA, donde hacemos un alto en el camino para visitar la Iglesia de Santa María de Lebeña, una preciosa y pequeñísima joya mozárabe del siglo IX que descubrimos en medio de la montaña rodeada de árboles.

Lebeña

Este monumento fue patrocinado por los Condes de Liébana con la intención de depositar en él los restos de Santo Toribio trayéndolos desde el monasterio donde se encontraban. Aunque no lo lograron, el lugar quedó como sitio de predicación y posteriormente de peregrinaje.

Desde aquí, seguimos por el desfiladero hasta llegar a Cabezón de Liébana, desde donde llegaremos a PIASCA, una diminuta aldea de apenas un par de casas que conserva un monasterio románico precioso, el Monasterio de Santa María, aunque de conservación dudosamente bien planteada.

Volvemos por FRAMA y nos dirigimos hacia POTES, plato fuerte del día, que se alza ya sobre el Río Quiviesa, y principal localidad de la comarca. Potes es una antigua ciudad militar y señorial que creció con el apoyo de Diego Hurtado de Mendoza en la época medieval, lo que nos hace entender su porte señorial e histórico.

Potes

El enclave es imponente; un sitio bordeado por los Picos de Europa que nos observan desde lo alto. Además de sus calles empedradas, destacan la Torre del infantado y la Torre del Orejón de la Lama, que presiden el viejo barrio con puentes que sortean el curso del río. Es un buen lugar donde comer, aún a riesgo de necesitar después un buen paseo por sus rincones y callejuelas para bajar entre las casonas la copiosa comilona.

Cantabria-4

Subimos después al Monasterio de Santo Toribio de Liébana, gran centro de peregrinaje cántabro. desde la montaña en la que se eleva es posible ver todo el valle de Potes y situarse algo más cerca de los Picos de Eurpa que están erguidos a nuestra derecha. Cuenta la tradición que Santo Toribio refresó de su viaje a tierra santa portando importantes reliquias de alto valor que decidió proteger en este lugar construyendo un monasterio, a donde hoy llegan gran cantidad de peregrinos que caminan hacia Santiago.

Picos de Europa

Pensamos si acercarnos  Fuente Dé pero desechamos la idea. Lo que nos ofrecerá será una vista desde lo alto de los Picos y pensamos que eso podremos cubrirlo con la visita de mañana a los Lagos de Covadonga, ya en Asturias.

Terminaremos así un día dominado por impresionantes paisajes, profundos desfiladeros, ruidosas aguas y preciosas carreteras. Antes de volver a casa, y teniendo en cuenta que mañana abandonamos Cantabria, decidimos acercarnos a SANTANDER a dar un paseo.

Santander

Aparcamos el coche por la zona de El Sardinero y caminamos por el paseo marítimo que bordea la playa viendo toda la bahía. Desde ahí, vamos subiendo por la playa de la concha hasta llegar a la Península de la Magdalena, donde disfrutamos del Palacio Real y las preciosas vistas hacia la isla.

Decidimos no pasar por la zona del centro, porque en base a lo que nos han dicho, es todo comercios e intuimos, por lo visto hasta el momento, que Santander no es una ciudad de calles ni edificios especialmente bonitos, sino de paseos con el mar de fondo.

Así ponemos punto y final al día subiendo al Faro de Cabo Mayor y sorprediéndonos con la belleza de sus sugerentes acantilados.