EL RINCONCILLO

Éste es uno de los sitios que me han descubierto desde que vivo en Sevilla. Un sitio con encanto y donde sirven la cruzcampo de manera fabulosa. Que conste que no me llevo comisión ni me invitan a comer porque hable de ellos.

Hoy andaba curioseando por el blog de Zelestina (que acabo de descubrir fue compañera de facultad junto con otro bloguero a quien recuerdo sentado en la última fila de clase jugando) y me tropecé con esta foto suya.

Como todo sitio peculiar, tenía que tener algo diferente. En este caso, cartel de «Prohibido el cante». ¿De verdad le hacen caso?

2085046708_b8a671e173

Dejar un comentario

Deja tu comentario