LOCO MUNDO, MUNDO LOCO

Hacía bastante tiempo que no dedicaba un post a uno de esos momento en los que leo, veo o escucho algo e inmediatamente pienso que el mundo está loco. Me acaba de pasar y la noticia me recome por dentro.

Nayud Mohamad Naser es una niña de tan sólo 8 años que vive en Yemen. Hasta aquí todo podría ser normal. Sin embargo, esconde una impresionante historia detrás de esas que te dejan el alma de piedra.

Las bodas concertadas son un delito en gran parte del mundo, pero a pesar de eso siguen siendo una práctica demasiado común principalmente en países africanos y asiáticos.

A Nayud la vendió su padre a un hombre de 30 años con el que tuvo que casarse a pesar de su cortísima edad. Después de los que relata como 2 meses horribles de abusos sexuales y físicos consiguió escaparse de las manos de este hombre y pedir refugio en los tribunales.

El abogado de la niña y activista de los derechos humanos Shatha Nasser dijo que la menor había presentado una querella en abril pidiendo el divorcio y dijo al tribunal que su marido había abusado de ella físicamente y la había obligado a «mantener relaciones sexuales con él tras pegarle.

El tribunal yemení ahora ha ordenado poner fin al matrimonio porque considera que la joven aún no había alcanzado la pubertad. Como compensación, se ha ordenado que la familia de la pequeña pague 250 dólares (unos 158 euros) a su ex marido.

Sin embargo, ni el padre ni el marido han cometido ningún crimen de acuerdo con las leyes del país. Yemen no permite por ley el matrimonio de niñas menores de 15 años pero sí que se «apalabre» el matrimonio y la niña pase a vivir en casa de su futuro marido, ahorrando de ese modo costes a su familia en cuanto a la manutención que pasa a realizarse por el marido. El juez simplemente fue comprensivo con la pequeña y encarceló a su marido unos días para permitirle poder huir a casa de su tío, quien la apoyó para presentar la demanda.

Cuando pasan cosas así, es porque el mundo, en cierto sentido, sigue estando loco.

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. El atraso de siglos que viven estos países respecto de los nuestros es espantoso. Barbaridades así y peores se cometerán a diarios, ¡qué asco! ¡qué bestias! Y después se llevarán la mitad del día rezando ¿para qué?

Dejar un comentario

Deja tu comentario