Cuando le hice el blog a mi madre, sabía que iba a tener muchas cosas que decir. Se ha puesto las pilas y ya controla su bitácora -más o menos-. Ha empezado a dar lecciones. La última recordándome (recordándonos) a través de Borges que hay que aprovechar la vida porque sólo hay una por delante. Es algo que siempre me ha transmitido. No se si se reencarnará en perdigón y pasará su otra vida encerrada en una jaula, pero, por si acaso, esta vida la está aprovechando y nos está enseñando a los demás a hacer lo mismo.

Deja tu comentario