El Circo del Sol y “Varekai”

Los orígenes del Circo del Sol se remontan a principios de los 80 en Baie-Saint-Paul, una pequeña ciudad cerca de Quebec (Canadá). Allí, se ubica un grupo de artistas callejeros llamado “Les Échassiers de Baie-Saint-Paul” que bailaban, jugaban con la música y hacían malabares por las calles.

El grupo siguió creciendo rápidamente y crearon “El club de los Tacones Alto”. En 1982 se organizó en Baie-Saint-Paul una feria donde artistas callejeros de todas partes se reunían intercambiando ideas y dando vida a las calles durante unos días. Este evento fue un éxito, se repitió en 1983 y 1984 y sirvió como escaparate para que este grupo fuera haciendo crecer su fama.

En 1984, Québec celebraba el 450 aniversario del descubrimiento de Canadá y necesitaban un espectáculo que actuase en las fiestas a lo largo de toda Québec, momento que Guy Laliberté aprovechó junto a Daniel Gauthier para dar vida a el Cirque du Soleil y desde entonces su crecimiento ha sido tan espectacular como la fama lograda a nivel mundial.

En sus inicios trabajaban para el Circo del Sol 73 personas y realizaban giras con un único espectáculo a la vez. Ahora tienen a más de 4.000 personas empleadas en los seis espectáculos que tienen por todo el mundo.

¿Qué es lo que ofrece de diferente el Cirque du Soleil?

Su idea desde el principio fue sencilla: había que reinventar el circo y mostrar al espectador un show que nunca antes había visto. Hace dos años estuve en Dralion y me fascinó. La pasada semana pude ver Varekai y no he podido más que reafirmarme en lo que ya pensaba.

Continue reading