Chaikovsky según la OJA

Ayer por la noche tuve la ocasión de escuchar a Tchaikovsky interpretado por la Orquesta Joven de Andalucía bajo la batuta del alicantino Josep Vicens. Una vez más, la orquesta cantera de los que ya son grandes músicos me volvió a sorprender y me recordó aquellos tiempos en los que soñé con haber llegado a ser algo en el mundo de la música que terminó por quedarme grande.

Siempre que escucho música clásica en directo, hago la promesa de retomar el oboe, ese instrumento que me hizo tan feliz durante años pero que tengo abandonado desde hace demasiado tiempo. Creo que esta vez estoy más convencida que nunca y espero contar con la ayuda de esa que anoche andaba subida al escenario sacando sonidos preciosos de la madera.

Después de escuchar el concierto para piano y orquesta nº 1 en Do Mayor de Ludwig van Beethoven con Margarita  Höhenrieder como solista, una pianista de ejecución técnica impecable pero que no logró encojerme ni una sola vez el estómago, llegaba lo que de verdad había ido a escuchar.

Llegó Piotr Ilich Tchaikovsky y su Sinfonía nº 6 en Si menor, ‘Patética’. La exquisitez y delicadeza de los violines hizo que me acordase sin parar de mi prima, ella sabe bien por qué. Los movimientos 2º y 4º estarán en mi cabeza durante unos días.

4 Comments

  1. Preciosa sinfonía! Qué me hubiera gustado haber compartido esos momentos vosotras.

    Ojalá retomes lo que tanto te gusta y tan bien hacías.

    Esta nochebuena volvemos a tocar "popr traer paz" jeje.

    Un besito.

    Reply
  2. Marga, a la próxima a ver si te puedes apuntar si te haces un hueco en el curro. Te hubiera encantado :-)

    Si la próxima navidad hay que tocar "por traer paz", se toca. Vino mediante.

    Reply
  3. Si la próxima nochebuena tocáis dejadlo para después de la cena porque me encantaría poder contemplar tan bella estampa, jajajaja.

    Reply

Deja tu comentario