Cello. Jacqueline Du Pré

Desde hace poco escuchar un cello es sinónimo para mi cerebro de pensar en Jacqueline Du Pré. Me fastidia pensar en lo ignorante que he sido, amando la mísica, al no haber descubierto a esta virtuosa hasta que hace unos meses le preguntase a mi amigo Pedro Carrillo una tarde de invierno qué música podía escuchar para relajarme y trabajar a gusto. Recuerdo cuáles fueron sus palabras exactas: “Cariño, tengo lo que necesitas. Se llama Jacqueline Du Pré”.

Después de haber escuchado una gran cantidad de las piezas que dejó grabadas, puedo considerarme una ignorante al haber creido durante años que un cello no podía adquirir belleza musical por sí sólo y ser incapaz de imaginarme a este instrumento haciendo algo más que un bello acompañamiento. Me equivocaba y no sabía hasta qué punto. Du Pré me ha ayudado a redescubrir a un Bach que nunca había llegado a amar y a poner bien alto en mis preferencias a un instrumento que siempre me había parecido algo así como de segundo nivel.

Jacqueline Du Pré es considerada por unos como el ángel de la eterna sonrisa, una leyenda del violonchelo que tuvo que retirarse después de que la esclerosis que le fue diagnosticada empezase a parar sus dedos; otros, sin negarle su incomparable talento, veían también en ella una artista atormentada, perturbada y peligrosa.

5 Comments

  1. Ciertamente, pocas obras son capaces de emocionar más que, precisamente, el concierto para chelo de Elgar en la versión de la Du Pré. Me pone sobre todo los pelos de punta el principio del segundo movimiento… cuando vienes de la angustia del primero y, de repente, la solista pellizca las cuerdas para llamar a la orquesta, que contesta al instante a la 'provocación'. Buena elección, sí señora 😉

    Reply
  2. No te preocupes, Ana, todos somos unos ignorantes o ¿alguien cree saberlo todo? Yo hace unos años ya que descubrí a Jacqueline Du Pré, me la presentó una compañera del conservatorio que me pasó una cinta de casette cuyo primer tema era "Siciliana" de Mª Theresia von Paradis. Un verdadero 'dulce' para mis oídos.


    Años después me pidieron que recomendara una melodía para el día de la mujer trabajadora y no lo dudé.

    Reply
  3. @nodisparenalpianista por suerte, es verdad que nunca podemos conocerlo todo y es precioso que los amigos te descubran cosas así

    @xosé el pelazo del colega es la envidia de muchas, jaja.

    Reply

Deja tu comentario