ESTRELLA SUBLIME: Historia de una insumisión

Últimamente llevo un ritmo más que aceptable de teatro. Ayer nos reunimos Quatermain, Zapat, Juan y yo en la Sala Cero para ver una obra altamente recomendable para quien quiera pasarse una hora riendo a carcajada limpia hasta acabar con cierto dolor de mandíbula.

Esta sala ha decidido recuperar Estrella Sublime de la Compañía Bastarda, una obra con muchos éxitos a sus espaldas. Ha tenido más de 23.500 espectadores y gran éxito, no sólo de público, sino también de crítica. Una historia de humor incensante que mantiene al espectador de carcajada en carcajada durante todo el espectáculo.

Estrella Sublime es una obra puramente cómica, donde la intención no es otra que la risa fácil. Una historia sencilla a la vez que absurda que da pie a sucesivos momentos de carcajadas generales. El argumento es simple.

Lola es una camarera disconforme con lo que la vida le ofrece: pocas oportunidades de mejora, un trabajo en un bar aguantando a borrachos y el despecho de un hombre al que ama que se pasea por delante de sus narices con cualquier fulana. Harta de su situación, clama al cielo para que alguien la ayude.

Y la virgen, María Santísima Inmaculada Concepción del mayor dolor y desamparo de los afligidos, no tiene mejor idea que la de aparecerse delante de la barra del bar. Pero como podría haber sido de esperar, no ha venido para escuchar y aliviar a la pobre camarera, sino para contarle los problemas que tiene y lo harta que está de ser una Virgen.

A partir de ahí, el relato su vida es pura carcajada. Pide que la llamen Macu y se declara Presidenta de la Asociación de Vírgenes Insumisas, asociación que surge entre ella y sus colegas vírgenes (a Dios le dió por investigar en la clonación) que están cansadas de tener que serlo.

Cuenta que está harta de soportar a los parados y estudiantes que le piden milagros; harta de tener que andar siempre en procesión; harta de oler a madera y no tener unas piernas; harta de no tener ropa propia (todo lo que lleva es prestado de la Hermandad); harta de no poder sentir a nadie que la toque (dice no entender por qué los hombres se vuelven locos por tocar a otras mujeres y cuando la ven a ella no hacen otra cosa que no sea llorar a moco tendido);… en definitiva, harta de ser virgen.

Se muestra cansada de tener que repetir su vida año tras año. En diciembre se queda embarazada y sólo unas semanas después da a luz. Con 3 meses, su hijo ya tiene barba y dice cosas raras; y en Semana Santa se lo matan.

Macu sólo quiere convertirse en una mujer normal y le pide a Lola que la ayude a conseguirlo. Lo que no sabemos es si lo conseguirá. Pero lo que está claro es que la conversación de estas dos mujeres entre copas en el bar es digna de ser escuchada.

15 Comments

  1. Siempre es muy delicado frivolizar y reirse de una religión. Hay muchos temas para parodiar y pienso que las religiones y las imágenes a las que mucha gente les profesa devoción se deberían dejar a un lado. Lo que pasa es que la polémica vende y mucho.

    Reply
  2. Estupendo resumen.

    Y sí, coincido en que la obra es muy divertida. La actriz que hace de Macu tiene una gran vis cómica y el texto no tiene desperdicio. Pasamos un buen rato 🙂

    Reply
  3. José María, la obra está enfocada desde la parodia pero a la vez desde el respeto a la religión y a las creencias. En ningún momento se frivoliza sobre estos temas, sino que simplemente se parodia a una virgen en tono jocoso.

    De hecho, he de decirte que la obra estaba llena de costaleros que se reían a carcajada limpia por los comentarios que se hacían de lo que puede sentir una virgen mientras la mecen.

    Imagínate que es simplemente una comedia sobre lo que podría sentir una virgen si fuera un “ser” real. O mejor aún, ve a verla y después me dices si te parece frívola. Verás que no.

    Reply
  4. Yo no digo que la obra no sea graciosa, a mi en particular me resulta muy chocante ver a alguien vestida de virgen diciendo cosas graciosas y no creo que me haga gracia, aunque es verdad . En este tema soy algo cerrado, seguramente porque lo veo desde otro punto de vista.

    Reply
  5. Le he dado a publicar sin haber terminado. Lo que iba a decir que sin verla tampoco lo puedo decir con seguridad, sólo que creo que no me hace mucha gracia esta obra. Si está echa con respeto, pues mucho mejor. Porque como decía es un tema muy delicado.

    Reply
  6. Ya se por quién pedía perdón ayer, en su gran omilia, el cardenal de Toledo Antonio Cañizares, condenados estaís, estamos, los que el mismo día de la proclamación del cuerpo de cristo, de manera vergonzante lo ultrajamos y parodiamos.
    Que hay una operación encubierta de laicismo excluyente es tan cierto como que hoy en Valverde está nevando. Lo que si es verdad es que están con las orejas para arriba porque el negocio cada vez les va peor, y como éste pais es de las pocas insulas que les quedan, nos van a dar ostias por todos lados, antes de reconocer que tenemos todos derechos, y uno de ellos es la libertad de elegir que fe profesa cada cual…
    Agarraos los laicos que vienen curvas…!!!

    Reply
  7. A mi me encató la obra y soy creyente y capillita, así que, Chemita, te recomendaría que no prejuzgaras la obra.

    Detrás mía había una anciana que de vez en cuando decía ¡uy, por Dios! pero cuando algo era gracioso la primera en soltar la carcajada era ella.

    Por esa regla de tres, puede ser frívolo imitar en tu casa un paso de semana santa, hartándote de reir con Margarita y Carlos.

    Lo que hay que tener es perspectiva, ser más abiertos, que a veces con el tema de las religiones se tiende a exagerar todo y a poner el grito en el cielo por todo.

    Recuerdo perfectamente que el primer año que se hizo la bota en casa de Pilar compramos una imagen de una Virgen de escayola y le pintamos hasta las uñas y eso no nos pareció mal a nadie.

    La obra es bastante simpática, te hartas de reir durante la hora larga que dura y es muy recomendable. Quien prefiera perderse cosas buenas y graciosas por prejuicios allá él o ella.

    Un beso.

    Reply
  8. En cuestiones de gustos, en la variedad está la riqueza. Cada cual que vaya o deje de ir a lo que le guste y santas pascuas.

    Yo me he limitado a hacer una recomendación de una obra que me parece divertidísima y vuelvo a reiterarme en que la intención de la obra es la pura comedia y la risa; y considero que para nada entra en cuestiones de religión, iglesia ni nada similar.

    Reply
  9. Creo que no pasa nada por decir qué tipo de humor me gusta o no, y lo que para una persona es algo bueno, para otra puede ser malo, los gustos son muy diversos. Yo simplemente doy mi opinión, no entro en lo creyente que sea cada uno y en lo que deba o no deba hacer cada uno.

    Yo me puedo reir jugando a los pasos con un niño, haciendo el paso de los costaleros, a los pasos no se les reza, ni se les tiene devoción. Las imágenes son otra cosa. Pero que yo no me meto con quien haga esas cosas, yo sólo he dicho que a mi esas cosas no me gusta.

    A la bota se le quitó toda imagen que se asimilara a una representación religiosa de por medio porque no gustaban esas cosas, es lo que pasó. Ni he comprado una imagen de escayola nunca, ni le he pintado las uñas, son cosas que están fuera de lugar. Para mí la representación del señor, la virgen o cualquier santo, sólo están para una cosa, nada más. Que cada uno lleve sus creencias como cada cual crea, yo sólo hablo por mí.

    un beso

    Reply
  10. A todo el mundo no le puede gustar todo, es imposible.

    El libro de los gustos ya se sabe, pero lo que me gusta de JMC es que: no pasa nada, eres el mejor.

    Reply
  11. Luz de gas muchas gracias, no merezco tal calificativo. Eres un crack. Y sobre los gustos, llevas más razón que un santo, nunca mejor dicho,jajaja
    un saludo

    Reply
  12. La virtud de esta obra de teatro es su principal defecto. Consigue parodiar el mundo cofrade sevillano (sobre todo) con referencias muy localistas que surgen como limitación al querer abarcar todo el fenómeno religioso.

    Es una parodia a los capillitas de sevilla. Ya está. Y muy graciosa. Sin mala idea, muy sincera y llena de golpes de humor.

    Por último, yo creo que no hay nada de lo que no se pueda hacer parodia, y máxime ahora con la Iglesia haciendo aguas por tantos lados. Nada más parodiable de la religiosidad popular de Sevilla que no sea el mundo cofrade. Vamos, por Diox…

    Reply
  13. Pues yo la vi el sabado en mi pueblo y la verdad me considero una persona joven y abierta, y no me hizo ninguna gracia, si en algun caso solté una sonrisa, pero nunca una carcajada. Creo que en este mundo hay muchas cosas de que reirnos, pues el tema de la iglesia, no me parece chistoso. Además en el comentario de Zapat, que seamos mas abiertos en temas religiosos, Creo que nuestra religion es una de las mas abiertas que hay, si no pregunta en las demás, aquí si comes carne en SS, no te pasa nada, si no vas el domingo a misa, no te pasa nada, sí, etc., etc., Pero el Domingo de Ramos todo el mundo a la calle a ver los Santos, eso sí nos gusta, pero las obligaciones pocas. Gracias.

    Reply
  14. Me parece que hay muchos temas de los que parodiar y reirse en esta vida, lo que pasa es que ya no saben qué inventar para atraer la atención de la gente. Mucho hablar de respeto pero qué casualidad que no se les ocurra poner de protagonista a Mahoma.En el fondo son unos cobardes.

    Reply

Deja tu comentario