Steve Jobs, mago de palabras

Capaz de la magia de Pixar o las maravillas de Apple. Así era Steve Jobs. Hoy ha muerto a los 56 y queda como uno de los grandes visionarios. Un hombre que ha sido no sólo un mago de las tecnologías o un revolucionario de la comunicación móvil, sino un auténtico mago de las palabras.

Era mucho más. Probablemente uno de los mejores comunicadores que yo haya conocido. Decidí comenzar a empaparme de sus discursos después de escucharle decir aquello de “encontrad lo que amáis” en el mítico discurso de Stanford.


 

 

El corazón de África

Amanecer_Seregueti (1 de 2)

Este verano he cumplido uno de mis mayores sueños. He viajado a Kenia y Tanzania y he conocido el verdadero corazón de este continente. Lo que temía ha sucedido. En mi segundo día allí ya me había enamorado de África; había dejado de soñar con ella y por fin la estaba viviendo de la manera más intensa posible.

He necesitado casi 2 meses para ser capaz de hablar de ello y todavía me cuesta ver las fotos sin que me entre una pena que no soy capaz de razonar. Quiero volver, volver, volver… Tengo mucho que contar, pero no soy capaz de sentarme a escribir. Hay tanto que decir que se me hace imposible empezar.

Sólo puedo pensar en volver, una y mil veces. He visto una naturaleza que aquí se hace inimaginable, he descubierto belleza en cada uno de sus rincones, me he sorprendido viendo en la gente unos ojos insultantemente brillantes y, sobre todo, unos amaneceres que ni siquiera sabía que existieran.

Dormir escuchando a los leones rugir y a las hienas pasearse entre las tiendas, levantarte a las 4 de la mañana en mitad del Serengueti, desayunar mientras amanece y descubrir que existe un sol tan enorme, tan naranja y tan bello es uno de los mejores regalos.

Amanecer_Seregueti (2 de 2)