Sol de justicia

Hace ya varios meses desde que hice esta foto. Terminaba el verano y comenzaban esos días de otoño que tanto me gustan y en los que me entra una especie de histeria inexplicable por hacer cosas diferentes.

Aquella mañana decidí acercarme a fotografiar un lugar que hacía un tiempo había descubierto y en el que tenía ganas de poner a prueba mis dotes como fotógrafa en humilde formación. Ya os he hablado anteriormente de el Puente de la Alcolea.

Pero, como digo, era la época en la que el verano pega los últimos coletazos y el tiempo puede sorprenderte. Cuando salimos de casa el día se presentaba nublado. Por desgracia, unas horas más tarde hacía un calor digno del más intenso de los agostos sureños.

Como consecuencia, las fotos salieron bastante mal. Todo lo que recuerdo es estar en medio de este río seco, con un anaranjado y quebradizo suelo bajo mis pies y un sol de justicia pegándome sobre la cabeza.

Hoy, que salí de casa relativamente abrigada por el fresco que nos ha dejado el fin de semana, ha vuelto a sorprenderme el calor que parece haberse instalado ya en Sevilla. Casi cociéndome al sol a mediodía, no he podido sino acordarme de aquella mañana en el puente.

Puente de la Alcolea

Charlando sobre internet, menores y redes sociales.

Esta semana hemos pasado dos tardes estupendas charlando con un grupo de padres y madres en el Instituto Murillo sobre internet, menores y redes sociales. Digo que hemos pasado porque hemos sido Luis, Rafa y yo.

Como nos pidió la gente del Ayuntamiento y la gente de la Fundación ECCA, nuestra idea era hablarles desde un prisma positivo de todas las ventajas que ofrece internet en general y los diferentes tipos de redes sociales en particular.

Hemos intentado hacerles ver que, a pesar de que hay riesgos reales que deben saber cuidar con algunas pautas que hemos procurado transmitirles, la red les ofrece a sus hijos un enorme universo del que aprender y en el que formarse.

Ante los riesgos, hemos hablado de educación; la misma que aplicamos en la vida real pero aplicada ahora a un mundo tecnológico que deben esforzarse por conocer aunque sus hijos les lleven la ventaja.

Les hemos explicado la dinámica de las redes y les hemos aportado datos, les hemos hablado de ejemplos de peligros tal vez extremos pero también los hemos animado a escuchar qué necesitan sus hijos que les enseñen por ser nativos digitales.

Podríamos resumirlo en la idea de que las nuevas tecnologías han venido para quedarse y no subirse a su carro hace tiempo que dejó de ser una opción, por lo que…

La clave es GUIAR en internet. NO prohibir.

Quizás el ejemplo más extremo que mayores risas levantó entre los padres fue éste que no puedo resistirme a poner:

El momento en que más me odiaron los padres fue cuando hice de Enrique Dans diciendo aquello de:

“No se preocupe si sus hijos pasan mucho tiempo en Tuenti, preocúpese si NO lo hacen.”

Y tal vez todo lo que finalmente dijimos o intentamos decir pueda resumirse en:

Perder el miedo a las nuevas tecnologías y conocerlas.

Han venido para quedarse.

Hay que evitar el catastrofismo.

En la medida de lo posible, hay que conocer las redes.

Siempre aplica el sentido común.

Redes sociales = redes reales.

Configura la privacidad.

Negocia los tiempos de conexión y las Normas de uso de internet.

Ten en cuenta la ubicación del ordenador y adecúala a la edad del niño.

Enséñales a tener una actitud crítica ante internet.

Aprende de tus hijos. Plantéalo como un juego.

Enseña responsabilidad. La educación es la mejor arma.

Como no podía ser de otra forma, Luis y Rafa estuvieron brillantes.