EXTENSIONES DE FIREFOX IMPRESCINDIBLES

firefox Mi icono de Explorer lleva ya un par de añitos tristón. Desde que descubrí Firefox, ha quedado para un uso más que restringido. En realidad, solamente lo utilizo cuando tengo abierto el messenger y accedo directamente a mi correo de Hotmail (cosa también cada vez menos frecuente).

Me gusta Firefox por muchos motivos. Me conquistó al principio por todas las malditas pop-ups de publicidad que lograba bloquearme y, desde ahí, sus extensiones lo hicieron imprescindible. Como es lógico, esto ha provocado en mí un odio profundo hacia todas las webs que parecen funcionar exclusivamente con ese maldito navegador. Me consuela no ser la única que lo siente así y ya nunca me sorprenden los mensajes de odio compartido contra algunas plataformas como la de Renfe.

Hay al menos tres extensiones imprescindibles para mí que creo son altamente recomendables para todos aquellos que aún no las conozcan:

Google Gears consigue que me emocione cada vez que accedo al google reader o a gmail offline. Gracias a ella puedo bajar mi lector de feeds en sitios en los que no tengo conexión o adelantar contestando y leyendo mails que después se sincronizarán automáticamente cuando vuelva a tener alguna red disponible.

– Para la lectura de sitios uso también el Read it later, una extensión que me permite marcar cosas que considero interesante/necesario leer con más tiempo del que dispongo en ese momento. Después podré volver sobre estos sitios y desmarcarlos uan vez que los haya leido con calma.

– La extensión delicious bookmarks me parece de las mejores. Me permite ir guardando cosas en la cuenta con la que estoy logueada saltándome el más molesto paso de entrar en mi cuenta, copiar la url y demás. Además se pueden añadir de manera sencillísimas todas las etiquetas que consideremos.

Para cuando navego con más calma y me gusta entretenerme, también uso algunas otras extensiones que os pueden resultar interesantes:

Stylish para cambiar el aspecto de algunos de los sitios que más utilizo y ponerlos más a mi medida.

TwitterBar cuando quiero twittear algo rápido desde la barra de direcciones. Aunque confieso que no lo utilizo demasiado ya que no me permite seguir la conversación después del twitt.

Video Downloader me resulta muy útil para descargar vídeos de diferentes plataformas directamente y con Colorzilla puedo curiosear el código de color de algunas páginas cuyo diseño me encanta.


Y tú ¿tienes alguna otra extensión imprescindible?

Pelos de loca

La gente que me conoce sabe que a menudo es frecuente verme con lo que yo llamo “pelos de loca”. Los rizos no casan demasiado bien con la humedad y, en ocasiones, mezclar ambas cosas suele dar fatales resultados.

Afortunadamente es algo que he conseguido interiorizar. Y el día que me levanto con pelos malos, me resigno y santas pascuas. Tampoco es algo nuevo porque me viene de lejos. Genética, vamos.

Fui una pequeñaja de esas con tirabuzones y pelo rubísimo. Por desgracia, de eso ya queda poco. La madre naturaleza sólo me ha dejado un pelo rizado por norma general y el rubio ha dejado paso a un castaño tímido.

Aunque a veces odie tener el pelo así, hay algo que me gusta. Son mis fotos de pequeña con la melena a lo loco. Salir a jugar, correr y divertirme era sinónimo de volver como si acabase de salir de un manicomio.

Pelos de loca

Cariño, he agrandado al niño

Al principio me costó un poco ponerlos de acuerdo y lograr que se llevasen bien. Pero después de un par de ajustes de cables y entradas y livianas negociaciones, he conseguido que la tele y el EEE se pusiesen de acuero.

Así es como el pequeñín se hizo grande. A partir de ahora, ver las pelis en el sofá será tarea rapidísima.

El pequeñín se hizo grande

Filosofar a la salida del dentista

Lo acabo de ver en boliazul y no he podido parar de reirme. Un padre graba a su hijo justo cuando acaban de salir del dentista. El chico está todavía bajo los efectos de alguna anestesia y parece andar algo “drogado”.

La conversación que mantiene con el padre no tiene desperdicio. Empieza diciéndole que se siente muy bien (“I feel good”) y a continuación le pregunta extrañado si esto es la vida real (“Is this real life?”).

A partir de ahí, empieza a decir cosas raras…. “Ok.. now I have two fingers… or… four fingers…. I can´t see anything…”

Al final, desesperado le pregunta al padre por qué le está pasando eso (“Why is this happening to me?”) y si va a durar para siempre (“Is this going to be forever?”)

Por suerte, el padre lo alivia diciéndole que sólo es la medicina (“It´s ok boy … It´s jus from the medicine”).