MARIA MOLINER ¿vs RAE?

No consigo empezar a escribir de tal forma que no se me vea el plumero desde la primera frase. Así que dejo clara desde el principio mi preferencia por el diccionario de María Moliner y mi odio (ya venido a menos y mutando a indiferencia) por el diccionario de la Real Academia Española.

María Moliner fue una de las primeras grandes mujeres en la lengua española. Por desgracia, a esta bibliotecónoma la rechazaron en 1972 en la RAE. Hubiera sido la primera mujer académica y queda claro que esta vieja institución no podía permitir tal desliz en esos tiempos. Una de esas contradicciones de la vida: tras una brillante carrera, murió enferma de alzheimer después de haber olvidado casi todo lo que había enseñado.

Prefiero no hablar del diccionario de la RAE; más que anticuado, espeso cuando menos en sus definiciones, difícil, escaso, con sabor a otro tiempo. Frente a esto, el María Moliner da una nueva lección en la salida de su tercera edición.

Muestra sus ansias de progreso, de reflejar los cambios también en la lengua, de avanzar, de adaptarse a los nuevos tiempos. Entre las 12.000 nuevas palabras incorporadas, podemos encontrar algunas tan usuales como blog, chat, descargar, dominio, dirección vinculadas al mundo de las nuevas tecnologías; y también algunas voces culturales como burka o feng shui.

Así, se mantiene el espirítu de su fundadora, a la que muchos conocían como la «apasionada de las palabras» y cuyo propósito no es otro que enriquecer las tradicionales definiciones de la RAE con el lenguaje de la calle, la gente y los medios de comunicación.

Lo único que le queda al María Moliner es tener una edición on-line como la que tiene la RAE. Hay que reconocer que eso es un punto a su favor.

UN CORAZÓN INVENCIBLE

Como me gusta hacer casi cada domingo, ayer por la tarde fui al cine. Esta vez elegimos «Un corazón invencible» con Angelina Jolie a la cabeza. En principio, no teníamos demasiada idea sobre la historia de la película, pero fue un acierto su elección.

Dirigida por Michael Winterbottom está basada en una historia real: la de Danny Pearl y su mujer Mariane. El guión surgió a partir del libro que Mariane escribió tras el asesinato de su marido en Pakistán, «A mighty heart, the brave life and death of my husband Danny Pearl«.

Danny y Mariane Pearl son periodistas, corresponsales de guerra desplazados a Pakistán después de los atentados del 11S. Daniel trabaja para el Wall Street Journal y desaparece cuando va a hacer una entrevista a un jeque supuestamente vinculado con Bin Laden y la yihad el 23 de enero de 2002 en la ciudad de Karachi.

A Danny lo acusan de ser agente secreto de la CIA y además se descubre que es de familia judía. La película narra la historia de su desaparición, los esfuerzos por encontrarle y su asesinato días más tarde.

Su mujer Mariane intentó con su libro homenajear a un hombre que nunca se rindió, ni siquiera cuando ya sabía que iba a ser decapitado. Un buen homenaje a todos los que mueren por contar la verdad a los demás e intentar comprender los cambios de mundo tras el 11S.